¿Afrontamos los problemas de la misma manera cuando existe en nuestra organización un clima de confianza, desarrollo profesional y equilibrio personal? ¿Atendemos igual a los clientes? ¿Y a nuestros compañeros? Según las investigaciones del experto Daniel Goleman, por cada 1% de mejora del bienestar corporativo, crecen un 2% los ingresos. En la práctica, su efecto sobre el rendimiento puede llegar aún más lejos, tal y como nos muestran las empresas más pioneras que han hecho de la cultura del bienestar uno de los ejes esenciales de su negocio.

¿Se puede y se debe ser feliz en el trabajo? De acuerdo con el Índice de Felicidad elaborado por las Naciones Unidas, los españoles ocupamos la posición 24 en este ranking que monitoriza el bienestar integral de 156 países. Situación que se agrava al poner la lupa en el índice que mide la búsqueda de la sonrisa en el entorno laboral. Ya sea por el salario o la dificultad para conciliar, el 25% de la fuerza laboral de nuestro país aún declara que no es feliz en este ámbito. Y es un factor clave para la productividad y la innovación de la organización.

El talento no se puede enseñar, pero se puede despertar. Basta con saber leer las nuevas reglas de compensación emocional que vertebran a las empresas más innovadoras, sostenibles y competitivas del mercado actual. Organizaciones que escriben con “B de bienestar” una genuina forma de atraer nuevos perfiles y desarrollar el potencial interno, que marcan la diferencia y lideran los rankings de empleadores.

CEOSxELBIENESTAR | ¿Quién no ha citado en alguna ocasión el famoso proverbio chino “Dale un pez a un hombre, y comerá hoy. Enséñale a pescar y comerá el resto de su vida”? En momentos en los que la salud es uno de los pilares estratégicos de toda organización, hay quienes ya apuntan que no es suficiente con “entregar el pez” para crear una genuina cultura de bienestar.

José María Rull (DDB Spain): “Hay que meter el deporte en la agenda”

Comités, videollamadas, reuniones, jornadas de formación… Todas ellas tareas incluidas en la categoría de acciones productivas de nuestra jornada. Pero, ¿qué sucede con el bienestar? ¿Por qué aún nos cuesta incluirlo como una tarea más de alto rendimiento en nuestro día a día? Sobre esta cuestión conversamos con José María Rull, CEO de DDB España, y primer embajador de #CEOSxELBIENESTAR.