Cristina Henríquez de Luna (GSK): “Una compañía comprometida con el bienestar atrae talento”

El talento no se puede enseñar, pero se puede despertar. Basta con saber leer las nuevas reglas de compensación emocional que vertebran a las empresas más innovadoras, sostenibles y competitivas del mercado actual. Organizaciones que escriben con “B de bienestar” una genuina forma de atraer nuevos perfiles y desarrollar el potencial interno, que marcan la diferencia y lideran los rankings de empleadores.

United HeroesPero lejos de ser acciones que siguen una corriente puntual, abordan esta transformación ‘people centric’ desde la consistencia para que el cambio sea efectivo, tal y como nos explica hoy Cristina Henríquez de Luna, CEO de GSK y tercera embajadora del movimiento CEOSxELBIENESTAR, impulsado por United Heroes.

El bienestar como eje vertebrador de la nueva realidad corporativa nace de la conexión entre los valores de los empleados y el rol de las compañías en el desarrollo social integral. Un vínculo cada vez más importante a ojos de esta directiva que, en el caso de GSK, tiene como base el respeto, la transparencia y el objetivo saludable de vivir más tiempo y hacer más cosas.

“La fuerza laboral actual ya no está tan interesada por la compensación económica o los ascensos, sino que también quiere sentirse bien todos los días en un entorno que les proporcione el bienestar que están buscando.”

De dentro hacia fuera

¿Cuál es el secreto para que año a año GSK siempre ocupe una de las primeras posiciones como mejor empresa empleadora en España? Posiblemente sea una de las preguntas recurrentes de todos aquellos que cruzan el umbral de la farmacéutica por primera vez.

Una cálida sonrisa nos da la bienvenida. Un suave murmullo de fondo. Todo está en armonía. Y, pese a que las políticas de bienestar la precedían a su llegada hace ya siete años, todo parece apuntar que su manera de interpretarlo tiene mucho que ver con la forma en que se ha ido adaptando GSK a las necesidades de su numerosa plantilla y reforzando su orientación a la salud.

Para Cristina Henríquez de Luna, un día sin cuidarse simplemente no ha merecido la pena. Nos habla con la misma claridad que se cuela por la fachada acristalada del edificio. “Siempre hay que hacer algo para sentir que uno ha tenido su momento de bienestar, ya sea encender una vela aromática, practicar golf, cuidar de mi huerto o caminar por la naturaleza. Porque el bienestar es estar a gusto con uno mismo, con lo que estás haciendo, con cómo te sientes y cómo haces sentir a los demás”

Un camino de ida y vuelta que recorre cada día de muchas maneras. Los aromas naturales que transmiten paz, armonía y sensación de hogar. Hundir las manos en la tierra, abonar y ver crecer un tiempo que la absorbe, relaja y le ayuda a concentrarse. Y perderse por la naturaleza. “Si no hiciera todas estas actividades realmente creo que no podría liberar el estrés”, algo que le ha permitido no trasladar a los demás las preocupaciones asociadas a su cargo y al sector en el que se desenvuelve: la salud. Especialmente en un momento marcado por la pandemia.

¿Cómo lograr que todos los empleados estén al tanto de todo, sigan motivados y se sientan totalmente comprometidos con la empresa en la distancia? Aquí puedes descargar una guía sobre cohesión y teletrabajo.

Mostrar y demostrar bienestar

Sin duda, este binomio es lo que mejor define el compromiso de GSK a la hora de proteger y cuidar de las personas. Tal y como nos cuenta su CEO, “existe una gran conexión entre empleados y compañía. Un enorme sentido de pertenencia en el cual los empleados se sienten realmente cuidados de manera integral de la compañía”. Por un lado, desde GSK impulsan desde 2019 multitud de las actividades bajo el programa Feel Good (servicios médicos, servicio de fisioterapia o un excelente comedor para seguir una dieta 100% saludable, todo ello en su propia sede) unido a una filosofía muy inclusiva.

“Cada empleado debe sentirse bien, poder ser auténtico y poder traer a la oficina su mejor yo para relacionarse con los demás”

La irrupción de la pandemia en España les obligó a replantearse cómo cuidaban de sus empleados en ese nuevo entorno. “GSK constituyó un comité de crisis incluso antes del estado de alarma y mandamos a todos los empleados a casa porque nuestra principal prioridad siempre fue cuidar de los empleados como forma de poder continuar trabajando para los pacientes en España”, relata Cristina.

“Lo primero que nos planteamos fue cómo poder mantener la conexión con los empleados a través de un programa que se llama #yomequedocontigo, que trataba de asegurar que todos nuestros empleados recibían el apoyo emocional y los servicios y programas que tenían los servicios en sus casas. Incluía programas de nutrición, programas de ejercicio online”, prosigue.

cristina-henriquez-de-luna-directora-general-gsk-espana
Cristina Henríquez de Luna, CEO de GSK España

Parar para seguir con más fuerza

En los momentos más álgidos de la pandemia, los empleados siempre tuvieron a diario un mensaje de Cristina para alentar a un equipo que ha trabajado en primera línea para ponerle coto al Covid-19. No podían bajar la guardia. Y con gran esfuerzo hicieron cumplir su misión de ayudar a la gente a hacer más, sentirse mejor y vivir más tiempo.

“Somos conscientes de que esta situación de pandemia ha puesto muchísima presión en todo el mundo. Realmente estamos tratando de apoyar a nuestra gente desde el punto de vista emocional. Pero también para que recarguen pilas en este entorno tan complicado que hemos tenido, insistiendo a través de nuestra política de desconexión digital e insistiendo en que tomen vacaciones”

La forma en la que la compañía ha respondido a la situación se ha traducido en un incremento del sentimiento de pertenencia de los empleados porque “han visto una preocupación genuina y auténtica por parte de GSK. Se han sentido cuidados, mimados y realmente valorados. Eso ha repercutido en la sensación de unión, en mayor motivación y ganas de hacer las cosas bien, y en un firme compromiso para sacar adelante todos los retos que hemos enfrentado” nos cuenta con orgullo Henríquez de Luna.

La era del talento

Sin salud, no hay progreso ni futuro. Pero sin bienestar, no hay talento. Dos valores que son la razón de ser de GSK y la han hecho prosperar hasta lo que hoy representa. Por eso es tan relevante la reflexión de su CEO: “A futuro, las compañías tienen que realmente mostrar y demostrar un interés genuino por el bienestar del empleado para ser competitivas”.

El bienestar tiene un efecto directo en la mejora de productividad, competitividad e innovación de las organizaciones. Pero además es el eje dorsal del salario emocional. Con la incorporación al mercado de las generaciones Z y Millennial, y sumado el efecto de la crisis sanitaria, las prioridades han cambiado.

La flexibilidad laboral, la conciliación laboral, el desarrollo personal son demandas comunes a todos los empleados. Y ser punta de lanza en todas ellas, como es el caso de GSK, provoca un efecto llamada. “La fuerza laboral actual ya no está tan interesada por la compensación económica o los ascensos, sino que también quiere sentirse bien todos los días en un entorno que les proporcione el bienestar que están buscando. Cuando tenemos una posición vacante hemos ido a buscar talento fuera y hemos encontrado que la compañía tiene una buena imagen. La gente quiere trabajar con nosotros y eso, en una compañía que aspira a ser líder en su sector, es muy importante”. Las compañías que no trabajen en esa dirección, se arriesgarán a quedarse fuera en la era del talento.

A futuro, las compañías tienen que realmente mostrar y demostrar un interés genuino por el bienestar del empleado para ser competitivas.


United Heroes

United Heroes, del Grupo Sport Heroes. Es un programa de Bienestar y deporte cuya misión es activar al 100% de los empleados de las empresas incorporando en su vida hábitos saludables, divulgando así una cultura corporativa positiva alrededor del bienestar y los beneficios de la actividad física. Una comunidad de más de 1,5M de héroes en la que ya confían empresas como Bankinter, Orange, PWC, Total o Roche. Y sus empleados, también.