Pep Aragonés: Preguntas y respuestas para un liderazgo más humano

pep aragones

¿Qué efecto tiene la tecnología en la transformación de las empresas? Pep Aragonés, CEO de Wolters Kluwers, reflexiona desde su obra “No me líes” sobre mantener el foco de la creación de valor sin que la transformación digital deshumanice las empresas.

La preocupación sobre el efecto que la tecnología puede tener en la sociedad no se limita a los ciudadanos y consumidores o al éxito de documentales como El dilema de las redes de Netflix.

En las empresas, empresarios, directivos y profesionales en general, desde hace ya unos años, debemos estar atentos para saber cómo la transformación empresarial (digital) que vivimos está incidiendo en el día a día de las compañías. Una transformación fundamentada en cuatro pilares: Tecnología, Regulación, Mercados y Personas.

El libro recientemente publicado por Seurat Ediciones bajo el título No me líes / No m’emboliquis, reúne los básicos esenciales para un liderazgo más humano en un mundo cada vez más digital.

Tecnología-Personas: el eje  vertebral de la transformación

En mi caso, una de las preocupaciones (u ocupaciones mas bien) en los últimos tiempos ha sido reflexionar sobre cómo los modelos de Liderazgo y de cultura corporativa pueden ayudar a mejorar los resultados de una compañía. Dicho de otra forma, cómo podemos conseguir mantener el foco en la creación de valor para nuestros clientes y para nuestros accionistas sin que la transformación digital deshumanice nuestras empresas.

A estas cuestiones he tratado de responder en mi libro recientemente publicado por Seurat Ediciones bajo el título No me líes / No m’emboliquis. Un libro que reúne lo que considero los básicos esenciales para un liderazgo más humano en un mundo cada vez más digital. Y que dibujo en estas seis preguntas claves:

¿Puede la tecnología y, especialmente, el auge del teletrabajo deshumanizar las compañías?

Sin una cultura corporativa adecuada es probable que la falta de contacto social pueda hacer mella, sin duda. Con modelos de cultura corporativa fundamentados en pilares como Confianza, Transparencia, Cohesión y Compromiso es probable que la situación se esté llevando mejor.

Ahora bien, el trabajo 100% en remoto creo que no es una solución definitiva, como tampoco lo es ya el trabajo 100% presencial (salvo que lo requiera la actividad, obviamente). La flexibilidad acompañada de modelos de Liderazgo que entendemos por más “Humanos”, considero que serán la clave en los modelos post-pandemia (y ya lo eran probablemente antes de la crisis sanitaria/económica que estamos viviendo).

La flexibilidad acompañada de modelos de Liderazgo que entendemos por más “Humanos” serán la clave en los modelos post-pandemia

¿La pérdida de contacto personal y la digitalización o robotización de procesos está afectando el sentimiento “humano” en las corporaciones?

No creo que haya una relación directa si se han trabajado los modelos de Liderazgo basados en los fundamentos que comentaba anteriormente.

La Robotización, el Machine Learning y la evolución tecnología en general nos han convertido en mucho más eficientes, en mucho más ágiles. La Digitalización nos está ayudando a generar más valor a empresas y a la sociedad en general, aunque considero que hay tres aspectos estructurales que no debemos perder de vista y que son fundamentales en todo este proceso de transformación:
Un Liderazgo humano, centrado en conceptos como la transparencia, el compromiso, la confianza, el reto o la intuición.
Una Cultura basada en valores: la honestidad, la humildad, el valor de la comunicación, la ética y la colaboración.
La sostenibilidad y la huella medioambiental que le estamos dejando a nuestro futuro.

¿Cómo debe ser el liderazgo en la época de la inteligencia artificial, el big-data o el machine Learning?

Considero que a mayor transformación digital, a mayor aceleración de la tecnología, mayor debe ser el foco en los valores Básicos y esenciales del Liderazgo.

Debemos poner el foco en los valores más humanos para conseguir que nuestras empresas crezcan y sean rentables.

La base de todo es tener Grandes Profesionales y Mejores Personas, como suele decirse. Hay que comenzar por liderase a uno mismo, desde una posición de honestidad, actitud y humildad. Hay que liderar Equipos: eligiendo a los mejores profesionales, al mejor talento, apostando por la diversidad de todo tipo, escuchando y gestionando los errores. Y, finalmente, hay que liderar el entorno: creando entornos de confianza y no de control, gestionando una comunicación 360, abierta y transparente y manteniendo siempre un entorno de reto constante.

Y en todo este entorno ¿Cómo una compañía puede seguir con su propósito fundamental: crecer, ganar clientes y ser rentable?

Sin clientes, no hay empresa. Para atraer y, especialmente para retener clientes, debemos proporcionarles valor. Es obvio, si un cliente no sonríe no repite.

Y para conseguir que nuestros clientes sonrían debemos poner el foco en muchos aspectos. En mi opinión, el primer aspecto es el foco en nuestro Talento como profesionales y como personas. Con un excelente equipo de profesionales cohesionados, comprometidos y con confianza aparece sin pedirlo esa “milla-extra” que todos damos cuando nos sentimos enganchados a un proyecto. Y el cliente lo nota, sonríe y es cuando nuestra cuenta de resultados se vuelve más saludable.

¿Qué podemos hacer para que no se pierda la cohesión de los equipos en la época del teletrabajo?

Creo que hay que trabajar los tres aspectos fundamentales del Liderazgo de un Entorno:
• Crear modelos de confianza y no modelos de control. Hay que empoderar a los equipos. Hay que probar, y debemos dejar que nuestros equipos se equivoquen y que todos aprendamos juntos.
• Desarrollar un modelo de Comunicación 360 efectivo. Con transparencia, usando (y no abusando) de los canales adecuados y generando un sentido de pertenencia.
• Mantener un espíritu de reto constante, sin caer en la auto-complacencia y buscar siempre áreas de mejora, combinando el mejor talento con el esfuerzo constante. Con esfuerzo el premio sabe mejor.

La falta de barreras geográficas en el teletrabajo, ¿podría suponer una buena oportunidad para incorporar nuevos talentos en una organización?

Por supuesto. Ya era una realidad antes de la pandemia y la crisis del coronavirus lo ha acelerado. No hay ya barreras más que las que nosotros mismos nos autoimponemos. El Talento puede estar en cualquier parte del mundo. Lógicamente, hay que ponderar la importancia de un contacto social periódico, pero aquellas empresas que puedan trabajar con frecuencia en remoto tendrán un mayor acceso al talento del que tenían hasta ahora.

Y desde el otro punto de vista, el de los empleados, haberse liberado de la duda de si saben o no teletrabajar ayudará a muchos a conseguir empleos en remoto incluso en otros países y zonas horarias.