Aurora Sanz: “Las organizaciones sin miedo son las que detectan errores, evolucionan y viven siempre en la adrenalina positiva”

¿Cuáles son los retos laborales a los que se enfrentan las empresas el día después? Tras la preocupación sanitaria, empresas y trabajadores dirigen su mirada a esta cuestión. Hoy hemos tratado de arrojar luz conversando con Aurora Sanz, socia directora de Laboral de Grant Thornton y una de las abogadas más influyentes según el ranking Best Lawyers in Spain.

ERE, ERTE, curva económica, recuperación, transformación, teletrabajo son términos que ahora forman parte de nuestro vocabulario habitual. Tras ellos, una preocupación más profunda en ciernes: ¿Qué hacer con la incertidumbre? ¿Qué liderazgo se espera ahora?

En palabras de la protagonista: “Más que nunca las soft skills son esenciales. Para mi, la máxima del liderazgo es rodearte de los mejores y de ser capaz de tenerlos contentos a tu alrededor. Para que una persona brille, tiene que subir arriba pero desde abajo los demás tienen que empujarte. Estar rodeado de un buen equipo hoy en un reto porque muchas veces es virtual”.

“El líder ha de ser entusiasta, con un proyecto claro que sepa comunicar. Además, hoy debe ser valiente, ejemplar, íntegro, mostrar sus debilidades y formar un equipo completo, que es aquel que se complementa para lograr brillar”

Retos laborales 

Y aunque parezca cuestión baladí, definir nuestro rol de líder es un paso previo para saber interpretar, diagnosticar y poner en marcha las estrategias para abordar los retos claves en el entorno laboral. Aurora Sanz los define como tres desafíos para toda organización:

  1. Teletrabajo: Hasta el inicio de alarma, era una medida que algunas empresas comenzaban a poner en marcha como medida flexible pero puntual. Un beneficio voluntario y con condiciones pactadas entre organzador y trabajador apenas regulada, puesto que “tu casa era tu templo”. Con esta barrera desdibujada, se hace imperativo crear un contrato de teletrabajo que establezca en qué condiciones ha de producirse. Y esto pasa obligatoriamente por una evaluación de prevención de riesgos psicosociales (aislamiento, ergonomía, productividad, ordenación de horarios, etc), para no caer en los errores anteriores como el presencialismo, y un sistema basado en la confianza.Si bien Sanz considera un error la normativa ligada al fichaje horario, si ve muy positivamente la que establece la desconexión digital, una de las mayores amenazas de esta nueva era. El tecnoestrés, el exceso de pantallas, el síndrome FOMO, nos está volviendo dispersos.

    “Los mejores empleados son aquellos que están equilibrados: aparte de una vida laboral, tiene una vida rica social, familiar, hobbyes. Los extremos son malos, hay que establecer protocolos de desconexión”

  2.  Trabajo a demanda: Vinculada a la tecnología Agile, el futuro va ligado a trabajar por proyectos, por responsabilidad y objetivos. Esta flexibilidad permite distribuir mejor el trabajo, el bienestar emocional de las plantillas y genera equilibrio. Es necesario en este entorno laboral tener creatividad, tanto las empresas, como los gobiernos o las empresas tradicionales del sector primario, que ha estado al pie del cañón durante la crisis. Para sobrevivir, “debe haber una convivencia entre modelos tradicionales con nuevos y un acompañamiento para su evolución”.

    “Contratos flexibles: Las normas están para adaptarse a las situaciones que existen pero a su vez para evitar situaciones fraudulentas o abuso del débil”

  3.  Diversidad: Aunque si que es cierto que inicialmente las empresas aplicaban los planes de igualdad por cumplir la norma, a ojos de la experta, “esta fase cosmética ha pasado ya tras ver sus resultados y bondades económicas: la rentabilidad y la innovación que supone en la organización”. La diversidad de una organización implica diversidad en el pensamiento, raza, edad, orientación sexual, va mucho más allá del género. Se dice que la diversidad es la disrupción más importante en la innovación de una compañía y está también muy ligada a la tecnología:

    Quien diga hoy no a la tecnología se está enterrando a sí mismo. La tecnología puede ser un puente entre generaciones y el mentoring inverso

    Pero si que es cierto que suele asociarse con la igualdad entre sexos y aquí, Aurora, experta en impulsar el liderazgo femenino y el empoderamiento de la mujer en puestos directivos, ha querido reseñar que: “los equipos son buenos complementarios y que no sea un liderazgo excluyente del hombre. Esto se demuestra con números y resultados”.

    Pero para que esto avance, dentro de la flexibilidad, Aurora señala que “no puede haber ninguna barrera en la empresa para que la mujer pueda desplegar con naturaleza las cosas que tiene que hacer. Y tampoco hay que llevar la diversidad de género a la maternidad. Sí que supone un sobre esfuerzo al inicio, pero mujeres sin hijos tampoco han progresado, la mujer ha de hablar.”

“Las organizaciones sin miedo son aquellas en las que la gente tiene potencial y habla. Son las que los errores se detectan rápidamente, a poco coste, evolucionan y tienen a la gente fidelizada. Y viven siempre con el reto, con la adrenalina buena. Y esto ha de aplicarse a la mujer”

Sobre la experta: Aurora Sanz

Aurora Sanz es Socia Directora del departamento Laboral de Grant Thornton, Licenciada en Derecho, Máster en Derecho Comunitario, Máster Superior en PRL y PDG por el IESE. Acumula aprox. 25 años de experiencia en el ámbito laboral. Durante este periodo ha asesorado a grandes y medianas empresas -nacionales y multinacionales-, en diversos sectores. Está especializada en “Compliance” laboral, contratos de Directivos y Consejeros, políticas retributivas y de RR.HH., procedimientos colectivos y “restructuring”, procesal laboral, planes de igualdad, y PRL.

Es miembro del Consejo Asesor de la Facultad de Derecho de ESADE, colabora con la UIC, y es miembro de la Junta de Gobierno del Círculo Ecuestre.