“Empresas que crecen con alma”: cuando el éxito va más allá de los números

¿Qué define a las empresas con alma? Para Ángel Bonet, experto en nuevos modelos de negocio en la economía de impacto, son aquellas empresas con mayúsculas que ponen al mismo nivel la contribución del rendimiento económico y el impacto social y medioambiental. Un revolucionario concepto cuyo motor es la alianza formada por propósito y las buenas personas en la búsqueda de la generación de valor para las empresas, las personas y planeta.

Un plan ambicioso que se plasma en todas y cada una de las páginas de su último libro, «Empresas que crecen con alma», presentado el pasado 30 de marzo en el hub Por Talento Digital de la de Fundación ONCE. 

Así, en toda una “anti-presentación” moderada por la embajadora de buena voluntad de Unicef, Teresa Viejo, y que reunión a algunos de los directivos que representan esta nueva corriente de liderazgo se puso foco en este modelo de empresa donde todos tienen la misma importancia y todos tienen que trabajar con el mismo propósito, “no tenemos que recurrir a las etiquetas para definirnos, ahora somos hombres y mujeres co-creando el presente, todos juntos”, concluía Teresa.

¿El éxito es igual a dinero? Es una definición incompleta porque para que se dé de verdad debemos preguntarnos: ¿Qué hago yo aquí? ¿Qué impacto tengo yo en la sociedad?” Ángel Bonet

Un viaje hacia el alma empresarial

Tras esto tomó la palabra Alberto Durán López, presidente de La Fundación Once, que explicó la gran labor que llevan a cabo en el hub Por Talento Digital, donde forman en competencias digitales y profesiones tecnológicas a personas con discapacidad para favorecer así su inclusión laboral en profesiones con alta demanda en el mercado de trabajo, multiplicando de esta forma sus perspectivas profesionales.

El acto continuó con la charla “Redefiniendo el éxito empresarial” que contó con la presencia de Sergi Ferrer Salat, presidente del laboratorio farmacéutico Ferrer y Mario Rovirosa, CEO del laboratorio farmacéutico Ferrer. Durante su intervención Ferrer recalcó que la idea actual de éxito empresarial viene de un capitalismo salvaje y que debería ser redefinido, “nuestra abundancia (occidente) viene dada de tomar los recursos de las tierras más pobres. Cuando tomas conciencia de cuan injusta es nuestra historia haces todo lo posible para revertir la situación”. Rovirosa también quiso recalcar que está idea ya está presente en laboratorio farmacéutico Ferrer, “que vendamos medicamentos es casi un accidente que nos permite llevar a cabo nuestro propósito. La empresa farmacéutica es un medio que nos permite alcanzar nuestro verdadero objetivo: tener un impacto positivo en la sociedad”.

“Hay algo que no se puede disociar: una persona que no tenga propósito o una persona que no tenga bondad no puede gestionar una empresa con alma”, Ángel Bonet

El evento continuó con la mesa redonda “El impacto social como estrategia de crecimiento” que contó con la participación de Eduardo Baviera, CEO de las Clínica Baviera, Cecilia Boned, presidenta de BNP Paribas España, Javier Martín Ocaña, CEO del Grupo Donte, y Meiinrad Spenger, CEO del Grupo Más Móvil. Durante la charla los cuatro directivos hablaron sobre cómo sus empresas iban más allá del éxito tradicional y trataban de aportar algo a la sociedad.

Empresas con alma
Empresas que crecen con alma. Mesa redonda “El impacto social como estrategia de crecimiento” compuesta por Eduardo Baviera, CEO de las Clínica Baviera, Cecilia Boned, presidenta de BNP Paribas España, Javier Martín Ocaña, CEO del Grupo Donte, y Meiinrad Spenger, CEO del Grupo Más Móvil.

La siguiente mesa redonda, “La nueva economía del propósito”, estuvo compuesta por Agustín Vitórica, Co-CEO de Gawa Capital, Manuel Lencero, CEO de la Fundación Unlimited, Antonio Espinosa de los Monteros, CEO de LIUX y CEO de AUARA. En el debate se trató de mostrar la realidad de la economía del propósito y cómo su aplicación en la empresa actual no es solo posible y necesaria, sino que puede ser rentable desde el punto de vista económico. Vitórica reflexionó sobre esto, “en el mundo hay un cambio sistémico innegable, ante esto las empresas pueden tomar dos actitudes, una quedarse paradas y otra es buscar el propósito o alma. Las empresas con alma son las que mejor talento consigue, y que consigue una inversión de impacto”.

La revolución desde dentro

El evento se cerró con las palabras de Ángel Bonet que quiso explicar el sentido de este nuevo libro. “Empresa que crecen con alma” explica los mayores retos que afronta la Humanidad en este momento de la historia, la sostenibilidad, la regeneración del planeta, la desigualdad social y el impacto a todos los niveles de la revolución tecnológica.

Las empresas, desde las más pequeñas hasta las grandes multinacionales, pueden y deben contribuir a superarlos con éxito. Su papel es esencial porque poseen la fuerza, la creatividad y la flexibilidad de la que carecen otras organizaciones. Bonet propone que las compañías, guiadas por un nuevo tipo de liderazgo, revisen sus fundamentos y se transformen para ejercer el papel que necesita la sociedad a nivel mundial.

Que se conviertan en Growth Soul Companies, o sea, en empresas que crecen con alma y con plena conciencia sobre el impacto de sus acciones sobre el planeta y sobre la sociedad.

“El propósito es un driver de innovación, un driver de crecimiento y un driver de impacto económico, social y medioambiental”, Ángel Bonet