David Cabero, (Grupo BIC): “Hemos comenzado un proceso de transformación para asegurarnos de que los próximos 75 años serán tan exitosos como los últimos 75”

Imagen: Diari d'Andorra

Durante el encuentro Catalunya 5.0, organizado por la agencia Comunicación y Más, el empresario catalán hizo un recorrido por la trayectoria de la empresa familiar BIC, desde sus orígenes hasta sus nuevas propuestas para un mundo cada vez más digital. Y, además, dibujó el futuro de una de las marcas más reconocidas del mercado, especialmente por sus bolígrafos sinónimo de calidad y excelente funcionalidad.

En la actualidad, los productos BIC se venden en más de 160 países del mundo y que los consumidores compran 23,7 millones de productos BIC cada día en esos países. Eso convierte a BIC en el segundo mayor fabricante de artículos de escritura con una participación de 9% en el mercado mundial.

Pero no solo de bolígrafos vive BIC. La marca es también el segundo mayor fabricante de afeitadoras en una pieza, con una participación del 23% en el mercado; y el fabricante número uno de encendedores, con una participación de 55% en el mercado (excluyendo Asia).

«Hasta hoy, la filosofía sigue siendo fabricar productos eficientes, duraderos, accesibles, y brindar simpleza y alegría a los usuarios», explica Cabero, que sin embargo asume que los últimos años han supuesto para la empresa, como para otras compañías, la confrontación de cambios radicales en el mercado y en los modos de consumo.

«Hemos creado una nueva estrategia después de realizar una reorganización interna para asegurar un crecimiento sostenible y duradero»

Escribiendo el futuro de BIC

Por eso, en la marca comenzaron en 2018 un proceso de transformación con cara a asegurar que el éxito de esta empresa familiar no se detenía. «Hemos creado una nueva estrategia después de realizar una reorganización interna para asegurar un crecimiento sostenible y duradero», explicó Cabero, que añadió: «Los consumidores de hoy no solo quieren adquirir productos, buscan una experiencia, aun cuando se trata de productos simples para usar cada día. Por eso hemos evolucionado nuestras categorías de productos de Stationery a Human Expression, de Lighters a Flame for Life, y de Shavers a Blade Excellence».

Un ejemplo en concreto, explicó, es el segmento Stationery con el que quieren dar a entender al consumidor que no solo venden una experiencia de escritura, sino también queremos la herramienta adecuada para expresarse.

Además, la marca ha expandido su catálogo con productos novedosos y adaptados a un mundo digital, como Rocketbook, una libreta reutilizable que permite digitalizar las anotaciones y permiten unir la escritura manuscrita y el mundo digital. O como los rotuladores para tatuajes BIC BodyMark, que permiten hacer dibujos sobre la piel de manera segura, para que así los usuarios puedan expresar su humor.

La cultura sostenible de BIC

La sostenibilidad no es algo nuevo para BIC. «Desde el principio BIC ha utilizado lo estrictamente necesario en cuanto a materias primas, sabemos ser austeros», aseguró, añadiendo que desde 2004 la marca ha implementado el Desarrollo Sostenible dentro de la empresa con un equipo dedicado a ello.

«La sostenibilidad tiene un impacto en todas las áreas de nuestro negocio. Somos fabricantes de productos de plástico, así que debemos liderar y dar ejemplo. Por ello, estamos comprometidos con encontrar soluciones innovadoras en cada área para utilizar el plástico de manera inteligente y responsable», explicó Cabero.

Parte de ese compromiso es ofrecer productos nuevos que necesitan la menos cantidad de materiales posible, que sean duraderos y apoyen la economía circular. Para Cabero, el cambio de paradigma del consumidor se observa también en que estos quieren ser partícipes, comprar mejor y de manera responsable, y que las marcas estén concienciadas y ofrezcan soluciones sostenibles.

«En BIC, como parte de nuestro programa de desarrollo sostenible “Writing the Future, Together”, hemos establecido objetivos ambiciosos para 2025 para reducir la huella ambiental y las emisiones de carbono de nuestros productos como parte de nuestra estrategia de las 4 R: Reducir, Reciclar, Rellenar y Reciclabilidad»

El reto de la digitalización en BIC

Respecto al creciente proceso de digitalización, Cabero alertó de la necesidad de controlar que la tecnología esté al servicio de las personas y no al revés, para no convertirse en esclavo de ésta.

«La tecnología nos hace la vida más fácil, pero si no lo gestionamos bien ella puede controlarnos a nosotros», señaló Cabero que además señaló que la línea entre la vida personal y la profesional se ha vuelto borrosa con el teletrabajo por lo cual el trabajo corre el riesgo de reducirse únicamente a la esencia de las tareas, dejando menos espacio a la interacción con otras personas, fundamental para la creatividad.