Anabel Fernández Fornelino: “Las personas más inteligentes son aquellas que buscan de forma constante la coherencia y el equilibrio”

Los profesionales médicos empiezan a alertar de la llegada de la ola de la salud mental. Sus efectos, la ansiedad, el estrés o enfermedades más graves, son más lentas en salir a la luz, pero su impacto en los centros de trabajo es inminente. Hablamos al respecto con Anabel Fernández Fornelino, CEO de AFFOR, La primera consultora española especializada en prevención psicosocial con presencia en Argentina, Colombia, Ecuador, España, Chile, México, Panamá y Perú.

Tras más de un año de pandemia, los niveles de ansiedad y estrés han aumentado. Según un informe del CIS, la mitad de la población admite haberlos sufrido durante este periodo. Además, ha crecido el consumo de psicofármacos, que durante los primeros meses de pandemia se prescribieron en Atención Primaria, hasta batir récords.

Ante esta situación, las empresas deben prepararse para mejorar la gestión de los riesgos psicosociales y promover la salud psicológica en las empresas, si quieren mantener su competitividad. Pues lo más valioso de cada compañía son y seguirán siendo las personas.

Un buen CEO debe disponer de tiempo para ocuparse de las cosas importantes, estratégicas y no urgentes.

 La prevención es la clave

Canal CEO: Apuntan los expertos que tras la sexta ola del COVID está llegando la ola de la salud mental (ha aumentado en un 26% la atención en salud mental en nuestro sistema, así como el consumo de fármacos y de la ansiedad en el confinamiento se está pasando a la depresión), ¿cómo deben prepararse las empresas para atender a sus equipos en este momento tan complejo?

Anabel Fernández Fornelino: Los problemas de salud mental y la falta de recursos en los sistemas sanitarios públicos ya era una asignatura pendiente antes de la llegada de la crisis sanitaria. Asistir al psicólogo estaba sumamente estigmatizado, de manera que se postponía mucho acudir a un profesional para solicitar ayuda, ocasionando un empeoramiento del malestar y de los síntomas, que podrían haberse tratado de forma temprana.

El rol de la empresa como agente de salud es clave, ha quedado demostrado cómo una buena coordinación púbico-privada entre las áreas de salud facilita la adopción de medidas preventivas, la detección de casos, el acompañamiento y establecimiento de planes de contingencia y de continuidad de negocio, etc.

Sin salud mental no hay salud, y por ello las empresas pueden generar un impacto importante si realizan acciones preventivas y de promoción de la salud psicológica en el marco de la gestión de los riesgos psicosociales y periódicamente desde las áreas de vigilancia de la salud.

Canal CEO: ¿Cómo podemos normalizar el cuidado de la salud mental en el entorno de trabajo? 

Anabel Fernández Fornelino: Normalizar el cuidado de la salud mental requerirá de tiempo y, sobre todo, de acción. Como se ha hecho tan poco al principio, costará entender que la empresa esté interesada en que sus colaboradores no sufran de estrés, ansiedad o depresión (está demostrado que es ya uno de los costes laborales más importantes). Si empezamos a incluir evaluaciones psicosociales periódicas, lanzamos campañas psicoeducativas, formamos a los managers para la gestión saludable de sus equipos… juntos lograremos en el medio plazo que esto se visibilice como una acción más en salud y bienestar.

Las personas, en el centro

Canal CEO: ¿Qué oportunidades brinda a la empresa una adecuada gestión de la salud psicológica en las empresas?

Anabel Fernández Fornelino: El objetivo de todas las empresas es el mismo: conseguir prestar un servicio o producir algún producto de forma sostenible, también económicamente. Una de las principales partidas de gasto en las organizaciones son las personas, si desde las áreas de salud laboral conseguimos que éstas estén más sanas, se ausenten menos y cuando estén en la empresa lo hagan de la forma más eficaz y productiva posible, estaremos alineándonos con los objetivos de las compañías y colándonos automáticamente en las estrategias de la Dirección.

Por ello es importante que sepamos trasladar nuestra aportación de valor y también seleccionar adecuadamente a nuestros compañeros de viaje, partners, para todo lo relacionado con el cuidado de la salud psicológica.

Canal CEO: En muchas ocasiones, el estrés parecía que era inherente al salario del alto directivo. En base a tu experiencia, ¿crees que empieza a romperse esta dinámica?

Anabel Fernández Fornelino: Para mí esta dinámica está rota desde hace tiempo. Yo misma abandoné un puesto de trabajo directivo hace casi 15 años porque no estaba dispuesta a que la experiencia se llevase por delante mi salud mental.

Es importante no confundir una alta capacidad de trabajo con el deseo de que lo profesional invada la vida de una.

Precisamente creo que las personas más inteligentes son aquellas que buscan de forma constante la coherencia y el equilibrio entre su vida profesional y personal.

Canal CEO: ¿Cuáles son las claves para que un CEO pueda conciliar un entorno profesional de alto rendimiento con una vida privada enriquecedora?

Anabel Fernández Fornelino: La clave para mí está siempre en el equipo, en contar con las personas adecuadas, con el nivel de compromiso y responsabilidad que te permita delegar la mayor parte de las tareas. Un buen CEO debe disponer de tiempo para ocuparse de las cosas importantes, estratégicas y no urgentes. Tener tiempo para pensar y mirar a largo plazo. Yo trabajo cada día en esta línea para conseguir equilibrar mi apasionante trabajo, con mis relaciones personales y también conmigo, el autocuidado y tomar conciencia de cómo nos encontramos en cada momento, es fundamental para tener un rendimiento óptimo.