Rocío Sicre: “El nuevo liderazgo no impone, convence”

CEO Rebels | Cuando soplan vientos de cambio, hay quien construye muros, mientras otros construyen molinos. Casi con literalidad es lo que ha llevado a EDPR, desde hace décadas, a erigirse como el líder mundial de energías renovables y cuarto productor en el mundo de energía eólica. Buscando, como diría el más famoso de los hidalgos literarios, señales de progreso en una justa rebeldía.

Su carácter transgresor le ha llevado a abrir caminos donde no los había, crecer y afianzarse como uno de los actores claves de la transición energética. Y le ha valido para ser un claro ejemplo de lo que significa ser un CEO Rebel.

De la mano de Juan Luis Polo, fundador de Good Rebels, conoceremos en este segundo capítulo a Rocío Sicre, Directora General de EDPR España, y sus claves de #RebelThinking para un nuevo liderazgo que, como diría Unamuno, nos haga “ser padres del futuro y no hijos del pasado”.

“La mayor rebeldía es tener un reto continuo, no acomodarte en el sé hacerlo. Reta, siente y reflexiona si es correcto”, Rocío Sicre

Ser rebelde: ¿se nace o se hace?

“Hace años, el Quijote nos enseñó que el viento mueve molinos y los molinos pueden ser gigantes. Y nosotros, en las energías renovables, vivimos en esa sensación de ‘es realidad o locura’. Somos un sector que estamos contribuyendo a la descarbonización, a la creación de un mundo mejor, a generar un valor añadido a las generaciones futuras. Pero queda mucho por hacer: debemos seguir adaptándonos, fomentar las políticas que ya tenemos de inclusión, diversidad, escucha activa y andar el camino, permitiéndonos aprender, y teniendo un foco claro”.

Así es la mujer que hoy lidera EDPR, un gigante energético cuyo objetivo es estar del lado de las personas. El camino no ha sido fácil, como nos explica Rocío Sicre. “Hemos sido un sector rebelde en sí mismo, pero además hemos tenido la gran suerte de haber nacido para aportar algo diferente. Desde sus orígenes viene contribuyendo a una generación sostenible e innovadora que siempre ha requerido de algo más. Las preguntas siempre han sido cómo puedo aportar, qué puedo desarrollar y nos ha llevado a siempre intentar ir un paso por delante. Y esa rebeldía nos lleva a lo que hoy EDPR es: una energía sostenible, que aporta al mix energético, con unos objetivos de descarbonización de los que somos parte y que en el futuro será la energía que funcione y que nos dé energía a todos”.

El hermano pequeño y rebelde de la energía no ha parado de crecer, digitalizarse, innovar y convivir con la tecnología hasta alcanzar la madurez de su negocio. Toda una revolución que no sólo ha sido una transformación tecnológica sin más, sino que ha permitido que otros sectores avancen y ha supuesto una revolución de mayor impacto en las personas. Nos ha conectado con el presente y el futuro.

“En el ámbito laboral, ya no te preguntas cómo y dónde, sino cuándo y por qué”

La clave del éxito: una cultura inconformista

Porque como exponía Juan Luis Polo, todo un experto en pensamiento rebelde, “ser rebelde no tiene por qué ser malo como se veía en el pasado, sino que, precisamente, puede ser la senda sobre la que construir alternativas para una humanidad completa en el futuro”. Son tiempos de activismo empresarial. Y las organizaciones también deben ser rebeldes fomentando entre sus profesionales el pensamiento crítico, la capacidad de hablar y, en consecuencia, la escucha activa para superar los retos que la sociedad digital y sostenible plantea.

“Detrás de una empresa hay personas y esas personas son las que generan valor”

Valores que forman parte del ADN de EDPR. En palabras de Rocío Sicre, su cultura es producto de una crítica reflexión interna: “En EDPR hemos roto moldes y, al romper moldes, tienes que volver a hacerte preguntas: cómo retener y atraer el talento, cómo podemos hacer que los trabajadores se sientan parte de una empresa y de una una cultura corporativa”.

El secreto de su éxito está en un binomio que fomentan enérgicamente: la flexibilidad y la autonomía, a través de una política de delegación cuyo fruto es que cada trabajador se siente responsable de lo que hace. “Nadie está aquí para ejecutar lo que le dicen, eso en EDPR no existe”. Sino todo lo contrario, como quedó patente en los momentos más críticos de la pandemia, en el que voluntariamente su equipo estuvo siempre a pie de obra para que todos pudiéramos estar seguros en casa.

La razón no es otra que su capacidad para adaptarse a las circunstancias. “En sectores regulados estás en continua adaptación” -añade Rocío Sicre- “Y si tienes que dar un quiebro y salirte del camino porque es necesario ir campo a través, pues campo a través. Esa cultura es la que nos está permitiendo tener esa proyección internacional, impulsar nuevas tecnologías y nuevos modelos de negocio que hacen posible la transición energética”. El mejor ejemplo es su crecimiento internacional en las últimas décadas. En 2008 apenas tenían presencia en España, Portugal y algunos puntos de Europa y ahora desarrollan su actividad en 26 países.

“El éxito de EDPR es su cultura. Da igual la posición que tengas, lo importante es saber que todos los eslabones de la cadena son fundamentales”



Good Rebels ofrece soluciones 360ª para crear experiencias digitales que conectan marcas y personas combinando datos, diseño, creatividad y tecnología.