“Me gustaría que se me recordara como una buena persona”

%banner%
%home%

Hasta ahora hemos percibido en todos lo CEOs entrevistados en CEO tv, que están muy satisfechos de llegar adónde han llegado, aunque curiosamente muchos de ellos tenían otros planes de vida muy distintos, cuando fueron niños.

En el caso de Carina Szpilka, directora general de ING DIRECT España,  influida probablemente por su entorno (sus padres eran médicos), quería ser médico también, y fue en el último momento justo antes de tomar la decisión, cuando optó por una carrera más generalista como es Económicas y Empresariales, pensando en que le abriría más puertas.

Y así ha sido, aunque no sepamos que habría sido de su carrera en caso de haberse decidido por la medicina, porque ella siente que finalmente ha terminado desempeñando un puesto que le ha permitido desarrollar toda su personalidad y las cosas en las que cree.

Sentimientos  CEO

Aunque está sola en la toma de decisiones, no se siente sola, aunque a veces que sí echa en falta el cariño… ya que “cuando mis compañeros hacen algo bien, yo se lo digo, pero cuando yo lo hago bien, no tengo quien me lo diga, mis compañeros no lo hacen probablemente por temor a parecer pelotas y aunque tengo un  jefe, está en Holanda… y a veces me llegan a entrar dudas acerca de si lo estoy haciendo bien o no…”.

Carina, obsesionada por demostrar que hay una manera distinta de hacer banca, tratando al cliente como una persona en lugar de un número. Afirma que le gustaría que le recordaran como “alguien que revolucionó la banca, pero en mi entorno personal, me gustaría que se me recordara como una persona capaz de sacar una sonrisa a los de alrededor”.

Gestión del tiempo del CEO

En lo que sí coinciden todos aquellos que desempeñan un cargo de alta dirección es en la falta de tiempo, tanto el profesional como el personal.  “Muchas veces tengo la sensación de que no dedico suficiente tiempo a nada. En casa pienso que debía haber dedicado más tiempo a algún tema de trabajo, en el trabajo pienso que debería haber llevado a mis hijas hasta la parada del autobús…“.

Y es cuando le ponemos en la tesitura de decidir qué haría si tuviera mucho, mucho tiempo… por ejemplo en el momento de la jubilación. “Si tuviera tiempo… me gustaría montar un negocio propio del que se puedan enorgullecer mis hijas, me gustaría escribir un libro, me gustaría aprender a cocinar y me gustaría dedicar mi tiempo a navegar con mi marido”.

Es curioso, ya que parece que las mujeres que se dedican al cuidado de la casa y los niños echan de menos que les sea reconocido su trabajo tanto emocional como económicamente, mientras que aquellas que se desarrollan profesionalmente y llevan su casa como pueden, no dejan de valorar el trabajo para el que ellas no tienen tiempo. “Cocinar o hacerte cargo de tus hijos, es un trabajo que te permite un desarrollo interior, que llevan a cabo muchas mujeres sin retribución salarial, que no es tan lucido pero es importantísimo… hay que apoyar y valorar todo lo que hacen esas mujeres”.

Y tú con tu testimonio lo haces Carina…

COMPARTIR
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn