Los 6 tipos de jefe según su forma de gestionar

Según un estudio de Jobatus, el 37% de los trabajadores opina que la comunicación debe ser la mayor aptitud de un jefe, seguido por la capacidad de establecer objetivos claros y el apoyo y comprensión. Para incentivar en los jefes sus cualidades positivas y recordar que todos los que están al cargo son personas, cada 16 de octubre se celebra el Día Internacional del Jefe.

El nuevo contexto requiere de líderes capaces de adaptarse a la nueva era digital y provocar el cambio en las empresas, así como con la capacidad de fomentar el trabajo en equipo y la cultura organizacional. En este sentido y para conmemorar esta figura tan importante en la empresa, IEBS Business School, la escuela de negocios digital líder en formación online, explica cuáles son los seis tipos de directivos según su forma de gestionar.

¿Qué clase de jefe eres?

1. Estilo coercitivo

Un jefe coercitivo es rígido e inflexible. Cuando se usa este estilo el responsable opta por dar muchas órdenes directas sin ofrecer a sus subordinados la oportunidad de expresar sus ideas y opiniones. Este jefe no sólo no opta por el sistema de recompensas sino que, además, se centra en criticar y castigar los fallos generados por las desobediencias. Por tanto, la motivación del equipo se resiente enormemente ante la imposibilidad por parte de los empleados de percibir que gracias a su trabajo se están alcanzando los objetivos empresariales.

2. Estilo orientativo

Esta clase de jefe se centra en crear una visión y explicar a los trabajadores qué hay detrás de ella.  En este estilo de gestión sí que se tiene en cuenta la opinión y las ideas de los trabajadores. Respecto a los sistemas de recompensas, el estilo de gestión orientativo premia el buen rendimiento pero también penaliza los fallos. Los trabajadores entienden perfectamente qué es lo que se espera de ellos y son conscientes de su importancia en la organización, maximizando el compromiso hacia los objetivos.

3. Estilo de gestión afiliativo

El jefe afiliativo se caracteriza por fomentar lazos afectivos entre los trabajadores. Su prioridad consiste en promover un ambiente agradable en la empresa descuidando aspectos como la dirección y la fijación de objetivos: lo prioritario son las personas. Respecto al sistema de recompensas, este responsable premia el buen desempeño pero es incapaz de castigar el malo para evitar confrontaciones. A pesar de que pueda ser percibido como un jefe débil, lo cierto es que en muchos casos cosecha la lealtad de sus empleados.

4. Estilo participativo

Este estilo de gestión se basa en la confianza en los trabajadores, por lo que sus opiniones e ideas son tenidas en cuenta buscando siempre el consenso. Fomenta la confianza, el respeto y el compromiso del grupo. Respecto al sistema de recompensas, se centra en premiar el buen desempeño sin ser demasiado severo con el malo.

5. Estilo imitativo

Nada más estimulante que comprobar que el jefe se implica en el trabajo predicando con el ejemplo. En el estilo de gestión imitativo el responsable marca unos objetivos elevados y los ejemplifica tomando como estándares la rapidez y la capacidad. Ante los problemas, opta por resolverlos él mismo sin contribuir al desarrollo del empleado. Sin embargo, esto puede convertirse en un problema para la empresa ante situaciones en las que el jefe sea incapaz de atender todo el trabajo personalmente.

6. Estilo capacitador

En esta última clase de estilo de gestión, el jefe ayuda a sus trabajadores a conocer sus propias fortalezas y debilidades. Ofrece autonomía al equipo para que marque sus propios objetivos proporcionando orientación al trabajador para fomentar su desarrollo profesional. Esta clase de estilo directivo es muy eficaz en el caso de contar con empleados ambiciosos, motivados y dispuestos a tomar decisiones asumiendo riesgos.

El jefe ideal…

“En IEBS apostamos por líderes humanistas, futuristas e innovadores en el mundo digital”, explica Oscar Fuente, Fundador y Director de IEBS. “En la era digital es necesario desarrollar habilidades clave, lo que la escuela denomina como las 4c’s del profesional digital: Creatividad, pensamiento Crítico, Colaboración y Capacidad para resolver problemas. También, por supuesto, las Competencias Digitales específicas para cualquier puesto de trabajo”, añade.

Las empresas digitales necesitan profesionales con una formación específica y multidisciplinar, que sean ágiles y flexibles y capaces de adaptarse a los cambios en un mundo cada vez más líquido y veloz.