José Luis López-Linares (cineasta): “Sin conocer el pasado, no se puede construir el futuro”

Vivimos tiempos de escasez en lo que a liderazgos globales respecta: la inminente retirada de Angela Merkel amenaza con dejar a Europa huérfana de su principal referente de los últimos años, mientras que Joe Biden y Xi Jinping parecen más centrados en las cuestiones domésticas que en ejercer de superpotencias mundiales. Y los españoles, como cada 12 de octubre, no sabemos si presumir o si fustigarnos por nuestro pasado colonial, glorioso para unos y vergonzante para otros.

En esta entrevista, el autor de ‘España, la primera globalización’ repasa las lecciones de la historia española en materia de liderazgo.

Es precisamente en esta coyuntura cuando llega a los cines España, la primera globalización. Dirigida por José Luis López-Pinares (ganador de tres Premios Goya), la cinta expone desde el 15 de octubre una nueva visión de la historia imperial iniciada con el Descubrimiento de América.

El día 15 de octubre llega a los cines ‘España, la primera globalización’, el documental que desmonta la leyenda negra española

España, la primera globalización

Fue tras aquel acontecimiento, y gracias a España, cuando el mundo fue por primera vez conocido en toda su extensión, tal como explica el propio cineasta. “Durante 250 años, el imperio español tuvo abierta la ruta marítima comercial más larga de la historia, que unió a China a través de Filipinas con Occidente” y convirtió el real de a ocho en la moneda mundial, “luego copiado por los norteamericanos para hacer el dólar”.

Pero este documental no busca la nostalgia, sino que trata de confrontar la leyenda negra sobre la conquista española que tan hábilmente difundieron primero luteranos y calvinistas y más tarde los ingleses, exagerando los aspectos más negativos del pasado colonial español y ocultando los positivos.

Esa leyenda negra ha influido muy negativamente porque, entre otras cosas, para eso es para lo que fue creada y propagada”, explica López-Linares. Lo peor, añade el director, es que “sigue influyendo muy negativamente hoy, quebrando la confianza entre los hispanos de América y de España y dañando la autoestima de todos los españoles”.

La esencia del liderazgo español

Por eso, esta película trata de rebatir desde un tono positivo la “montaña de propaganda, mentiras y medias verdades” que las potencias rivales de España consiguieron difundir masivamente a partir del siglo XVIII. Y lo hace ensalzando hitos como el testamente de Isabel La Católica, las alianzas de Hernán Cortés con las tribus mesoamericanas, las reflexiones de Carlos I respecto a los derechos de los pobladores del nuevo mundo, las aventuras de Magallanes y Elcano o las hazañas de Blas de Lezo e Isabel Barreto. Al fin y al cabo, tal como destaca el cineasta:

“La película está dirigida a todos los que piensan que sin conocer el pasado no se puede construir el futuro y, especialmente, a los que tienen que construir el futuro: a nuestros hijos y nietos”

Como el mejor antídoto contra la propaganda interesada son las evidencias históricas, el documental de López-Linares cuenta con la participación de 39 historiadores y expertos, que son los encargados de repasar esos casi tres siglos en los que España dio forma a la primera globalización de la historia: nombres tan prestigiosos como Stanley G. Payne, Carmen Iglesias, Fernando García de Cortázar, Elvira Roca, Carlos Martínez Shaw o Ricardo García Cárcel. Es, en cierto modo, una forma de contrarrestar la visión histórica que se imparte en los colegios españoles y que, según López-Linares, “desprecia nuestra historia, realizando el trabajo de los enemigos de España y pagando de nuestro bolsillo”.

José Luis López-Linares es autor de otras reconocidas producciones, como El Bosco, El jardín de los sueños o El Corazón del Teatro Real. Para la realización de España, la primera globalización ha contado con la coproducción de RTVE, el apoyo de la Comunidad de Madrid, el patrocinio de la Fundación Fernando Núñez y el Ayuntamiento de Salamanca y las aportaciones, vía crowdfunding, de más de 1.500 mecenas (cuyas donaciones han ido desde los 15 hasta los más de 10.000 euros).