Encuesta: ¿Es tu empresa lo suficientemente flexible?

Empresa flexible

RELLENAR ENCUESTA

Mayor productividad, más compromiso por parte de sus empleados, más ágiles. Las empresas más flexibles tomarán las primeras la senda de la recuperación económica y crecerán más este año. Es el momento de evaluarnos sin llevarnos a engaño: ¿somos flexibles? ¿Qué pasos debemos llevar a cabo para lograrlo?

Dejamos atrás un año que ha mostrado nuestra vulnerabilidad y lo frágil que puede llegar a ser nuestro entorno. Al tiempo que ha sido un impulso para innovar y avanzar al menos diez años tecnológicamente. En otras palabras, nos hemos vuelto empresas más flexibles. Aquellas que “se adaptan a los continuos cambios económicos, tecnológicos, sociales o culturales con el objetivo de mantener o mejorar su posición competitiva dentro del mercado laboral”.

 Pero ¿es suficiente? ¿Está preparada nuestra empresa para ser aún más flexible y, por tanto, más productiva y más rentable?

Participa en nuestra encuesta sobre flexibilidad empresarial

Desde Canal CEO y Northgate queremos medir la temperatura de la empresa española en esta materia. Ponemos en marcha un estudio sobre los cuatro pilares de la flexibilidad empresarial: la flexibilidad estratégica, organizativa, productiva y laboral, su impacto en las organizaciones y los beneficios que reporta sobre ellas.

RELLENAR ENCUESTA

Los resultados se recogerán en un completo informe con casos de éxito, técnicas y procesos que para unos permitirá a salir cuanto antes de la crisis, y para otros servirá para incrementar sus beneficios.

¿Por qué ser una empresa flexible?

En suma, para lograr procesos flexibles en las empresas es fundamental que su dirección analice todas las posibilidades disponibles y se aporte una solución coordinada, puesto que la flexibilidad estratégica, organizativa, productiva y laboral están interconectadas y, al actuar sobre una, se genera un efecto en el resto.

“Es imposible introducirse en nuevos mercados (flexibilidad estratégica) si no existe una flexibilidad productiva que permita adaptar el diseño de los productos y la cantidad producida a las necesidades de ese nuevo mercado, contar con un personal capaz de responder a las nuevas exigencias (flexibilidad laboral) y modificar la estructura organizativa para agrupar al personal de la forma apropiada (flexibilidad estructural)” Rimbau y Triadó.