“El miedo es un peligro terrible… el miedo a fracasar te hace fracasar”

 

%banner%
%home%

Mucho se habla del sentimiento de soledad del CEO, a pesar de que hay muchos otros que se podrían igualmente relacionar con el cargo directivo más importante de la compañía. Esto se debe a que muchos CEOs no quieren hablar de los miedos que les acometen, bien porque no los conocen, bien porque no los quieren hacer públicos.

Stanley Bendelac, CEO y fundador de Bendelac&Partners, piensa de una manera muy diferente. Lejos de ocultar sus errores, los ha hecho públicos en dos libros “Nunca tires la toalla” y “Lo importante no es cómo caes sino cómo te levantas” en los que comparte sus errores, los comenta y los analiza para obtener conclusiones de utilidad para cualquiera que lo lea.

Mientras algunos expertos y CEOs consideran que su función es la de motivar a los empleados, otros piensan que basta con no desmotivar, y otros sostienen que definitivamente esa no es responsabilidad del CEO, ya que entorpecería el desempeño de otras funciones propias de su cargo.

Al preguntarle a Bendelac acerca de si la motivación entra o no dentro de las competencias del CEO. Stanley Bendelac, muestra que es de los que piensan que en el liderazgo del CEO el factor fundamental es el afecto, es decir, los aspectos emocionales:

“Los grandes líderes manejan muy bien los aspectos emocionales de la que gente que trabaja con ellos”, dice Stanley. “Tienes que rodearte de gente  que quieras profunda y genuinamente contribuir a su felicidad y a su éxito. Aquellos que son felices laboralmente tienen mucha más probabilidades de alcanzar el éxito” .

Pero… ¿qué otros factores emocionales pueden influir en la motivación y por tanto en la productividad de empleados y colaboradores?

Stanley apunta que el nivel de confianza del equipo, la confianza en la capacidad de trabajo y esfuerzo de los unos en los otros, genera el grado de autoestima colectiva, que es fundamental para confiar en la capacidad del equipo.

“El Ceo es el responsable de lo malo y de lo bueno, al estilo de un entrenador. Un CEO es una persona que tiene sobre sus espaldas la capacidad de hacer las cosas bien, medianamente o mal”.

Y… ¿qué peligros existen en la pérdida de confianza o en la baja autoestima colectiva?

Para el CEO de Bendelac&Partners, la respuesta es tajante: “El miedo es un peligro terrible. El miedo a fracasar te hace fracasar. Una capacidad de trabajo grande, de esfuerzo, evita el miedo al fracaso, que junto a la voluntad colectiva hace que se obtenga un resultado de calidad”.

Pero también destaca otros antídotos como la tenacidad, aunque reconoce que es una cuestión genética y educacional: “La educación influye mucho en la tenacidad. Los padres pueden hacer valorar lo positivo de ser tenaz, pero qué duda cabe que también influyen los genes”.

En cuanto a los peligros que acechan el buen funcionamiento de la compañía… Otro peligro es la inercia, “dormirse en los laureles, o pensar que algo que ha funcionando así durante un tiempo, y va a seguir funcionando igual sin aportar ninguna mejora”.

Aunque distingue entre la inercia buena y la mala. “De cualquier modo hay rutinas buenas que son aquellas que siguen un proceso para hacer un determinado trabajo. Sin embargo, la rutina que consiste en automatizar los procesos es mala”.

Stanley Bendelac, maneja conceptos interesantes, que son de aplicación en el mundo de la empresa y en el de la vida, para una buena gestión de los sentimientos y las emociones llegado el caso de un fracaso…

Y este experto no sólo en publicidad si no en inteligencia emocional y en aprender de los errores afirma que un empresario “fracasado” que se ha vuelto a levantar es un Ave Fénix, porque ha tenido la capacidad de rectificar los errores cometidos en el pasado. Esta actitud es muy positiva para su compañía y para él mismo.

 

COMPARTIR
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn