El CEO ambidiestro en la era digital

El ansiado equilibrio entre lo viejo y lo nuevo, el verdadero foco del CEO hoy ha dado lugar a un término de nuevo cuño: el CEO ambidiestro. Alejandro Giménez Nuñez, CEO de Korporate Technologies y Prometeus Global Solutions nos habla sobre ello.

Jugar al tenis con la izquierda igual o mejor que con la derecha es ya una gran ventaja frente a cualquier contrincante. De esto sabe bien Rafa Nadal, todo un mito y probablemente uno de los ambidiestros más aclamados del deporte. Diestro para todo, pero zurdo con drive desde que su tío, Toni Nadal, se percató de su habilidad en las pistas. Sus cualidades son muchas: entrega, sacrificio, tenacidad, disciplina, valentía… pero sobre todo hay que destacar su versatilidad, que se traduce en flexibilidad y adaptabilidad frente a los cambios y las condiciones hostiles, muy útil para la supervivencia.

Un binomio indisoluble: explotar y explorar

Hoy al CEO se le pide también esas destrezas donde Nadal es un gran maestro, a la vez que se le exige que sea también ambidiestro, es decir, que ponga el foco entre su labor de optimizar continuamente el modelo de negocio actual: EXPLOTAR (producir y comercializar), pero también que sea capaz de EXPLORAR nuevas oportunidades asumiendo riesgos, o lo que es lo mismo que abra nuevos campos de acción. Una cuestión muy difícil de combinar, pero fundamental en la actualidad para el crecimiento sostenible de cualquier compañía.

Frente al líder considerado diestro que pone el foco en lo práctico, pero está abocado al estancamiento, el líder zurdo está orientado a la innovación y la creatividad con el objetivo de redefinir el modelo de negocio a lo que el mercado demanda. Precisamente lograr un adecuado equilibrio entre ambas parcelas es deseable, urgente y necesario para aquellas empresas que quieran prosperar en entornos como el actual donde fusionar acertadamente lo viejo y lo nuevo es ya toda una oportunidad para mejorar nuestra competitividad.

El CEO ambidiestro en la era digital

Pero el término “CEO Ambidiestro” no es nada nuevo, fue acuñado en junio de 2001 en un artículo publicado en Harvard Business Review por Michael L.Tushman, Wendy K.Smith y Andy Binns. Sí es nuevo el entorno cada vez más disruptivo en el que se mueven hoy todas las organizaciones teniendo como telón de fondo la revolución digital que obliga a los directivos constantemente a mantener por un lado el foco en la eficiencia y productividad del negocio, pero también a vigilar continuamente el comportamiento del cliente y los cambios tecnológicos para explorar nuevos terrenos asegurando así un futuro a largo plazo.

Muchos lo han llamado como la capacidad de mantener el orden del caos, pero en realidad es la habilidad que nos debe permitir ser mejores y crecer.

Ejemplos lo tenemos en Amazon, Google, Apple y hasta en los directivos de Nestlé, cuando decidieron apostar por Nespresso, hoy todo un éxito. Nokia y Kodak han pasado ya a la historia como muestra de fracasos estrepitosos debido al inmovilismo de sus directivos.

La innovación y creatividad como oportunidad

Hoy hay que ser capaces de encontrar un equilibrio adecuado entre lo viejo y lo nuevo, asumiendo que el cambio es el pan nuestro de cada día, combinando acertadamente presente y futuro con una mentalidad abierta que nos lleve a superar tensiones. Se trata de adoptar una estrategia de innovación constante dejando de creer que es toda una amenaza a la identidad y valores centrales de las compañías, sino más bien toda una oportunidad.

Así el CEO Ambidiestro es aquel que es capaz de luchar contra lo uniforme y lo práctico, y fundamentalmente contra la alineación, apostando por encontrar nuevas oportunidades, moviéndose en terrenos inesperados, superando contratiempos y asumiendo riesgos, que es lo que nos libera del estancamiento, señal indiscutible hoy de peligro en el mundo de los negocios… Hay que ser amigos de la incertidumbre, la ambigüedad, la tensión y el conflicto, pudiendo estar cómodos en la incomodidad permanente, alejándonos del directivo racional y perfecto, para abrazar la innovación y la creatividad como única estrategia para mejorar.

El CEO Ambidiestro es aquel que es capaz de luchar contra lo uniforme y lo práctico, apostando por encontrar nuevas oportunidades, moviéndose en terrenos inesperados, superando contratiempos y asumiendo riesgos

En cierta manera eso es lo que ha hecho de Nadal una leyenda: tener unas cualidades atléticas fuera de norma y una capacidad mental encomiable, crecer técnicamente desde sus comienzos, mostrar incluso confort en la incomodidad. Lograr esa hazaña solo es posible a través de la reinvención y la renovación constante, no hay más. Intentemos ser ambidiestros, conservemos lo que nos hace únicos, pero también abracemos y exploremos terrenos desconocidos con un único objetivo: permanecer competitivos.

¡Juguemos!


Alejandro Giménez Núñez  | CEO de Korporate Technologies y Prometeus Global Solutions

COMPARTIR
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn