Al hablar de diversidad en las compañías, la tendencia natural es referirnos a diferentes nacionalidades que componen la plantilla, edades, género, etc. Sin embargo, existe una nueva perspectiva: la diversidad de pensamiento. Este enfoque anima a las empresas a reorientar el reclutamiento en base a las diversas opiniones y experiencias. Así lo refleja el último estudio de tendencias 360 de Randstad.

La desconexión entre propósito, nuevos retos y rigidez empresarial llevó a Iñaki Alcaraz a fundar su propia compañía, AGLV, para servir de puente entre talento e innovación y ayudar a romper las barreras de acceso a la digitalización de las compañías. El resultado, una perspectiva privilegiada sobre las claves que pueden llevarnos a liderar nuestro sector.