Jaime Ozores (Odgers Berndtson): “No se puede vivir de espalda a nuestros clientes”

¿Conoces los efectos de la falta de vitamina D en el liderazgo? ¿Cómo hacer que un headhunter se fije en ti? En el Desayuno Canal CEO del mes de octubre conversamos junto a Jaime Ozores sobre su forma de entender el liderazgo, así como de la importancia del factor D: la diversidad en el crecimiento de las organizaciones. La cita, respaldada por NACEX, Number 16 Business School y La Salle-URL congregó a más de 120 directivos en online y presencial.

La firma que dirige Jaime Ozores en España, Odgers Berndtson, es la número 3 a nivel internacional de Headhunting. Además, Ozores lleva más de 20 años localizando talento directivo para empresas. Estamos en un cambio disruptivo de la economía y la sociedad y, para asumir riesgos y exploraciones, hacen falta vitaminas. El explorador, el headhunter, es aquel que es capaz de leer muy bien, con una mochila adecuada y con un buen equipo, las oportunidades. Las organizaciones buscan alguien que lidere y un líder busca elevar un desafío desde los valores y la autenticidad. Pero, ¿cómo se consigue hacer match?

Todos tenemos un talento en el que somos excelentes, pero nos pasamos toda la vida sin saberlo. El éxito está en ser quien lo descubre

La importancia de los valores

El equilibrio personal repercute en un buen desarrollo profesional y en la apertura hacia lo diverso. Así lo vive a diario Jaime Ozores, alto directivo, detector del mejor talento y portero de la selección de Hockey sobre hierba de la selección española: “El mundo se ha movido pero yo sigo en el mismo sitio: con mucho entusiasmo y mucha pasión. Esto ha sido una manera de vivir y el mundo ahora pide candidatos y candidatas con brillo en los ojos”.  

Es el momento de los apasionados, de las personas abiertas y de los valores, y Jaime Ozores lo tiene claro. El talento más buscado ahora mismo y más difícil de encontrar es el liderazgo basado en valores. Se buscan no sólo una serie de competencias sino también de valores alineados al propósito empresarial, ya que los buenos CEOs son los mejores portavoces de las compañías.

“Es la primera vez, en 20 años que llevo de profesión, que aparece la palabra valores como elemento de búsqueda y elemento diferenciador

El factor D

Pero… ¿Qué es esto del factor D y por qué es tan importante? El factor D de Diversidad te adapta al mercado y al cliente porque no se puede vivir de espalda a las personas, que son nuestros clientes. Las compañías que tienen integrada la diversidad tienen mejores resultados. Igualmente, las que tienen implantado el talento joven y senior, también son las que van mejor.

“Mi primera presidenta, que fue mujer, siempre decía que el 5% de la población es excelente y nuestro trabajo es encontrar esa excelencia y hacerla florecer”, nos cuenta Ozores. El talento no entiende de género. No pongo ni el sexo ni la edad en los informes que presento de headhunting”.

El factor D impacta en la cuenta de resultados. A las compañías que gestionan la diversidad de forma positiva les va mejor, se adaptan mejor en entornos de incertidumbre y a mayor velocidad. Por este motivo, la diversidad está en la agenda de Europa, junto al factor S de Sostenibilidad, dentro de la estrategia corporativa de las compañías. Esto hace que pongamos a la mujer en un punto complejo.

En consecuencia, la aceleración de la incorporación del talento en posiciones directivas, les hará gestionar en tiempos de crisis. Para Jaime, no supone un llamado acantilado de cristal, sino una oportunidad ya que las mujeres tiene mayor habilidad para la gestión emocional de las crisis, como la actual.

La aceleración de la incorporación del talento femenino en posiciones directivas, supone un doble reto ya que les hará gestionar en tiempos de crisis y adversidad

El proceso de headhunting

Hay un estudio psicológico que lanzó McKinsey hace 20 años donde dice que la decisión que toma un entrevistador profesional en los primeros 3 minutos se confirma en el 80% de los casos después de 1 hora y media de entrevista. Como nos cuenta el directivo, “lo que tratas de hacer, y lo que se ha sofisticado, es redactar y conseguir transmitir esto en un informe y medir ese brillo. Evaluar más de 5 competencias es difícil en una hora, y solemos centrarnos en los valores y preguntas del tipo “¿Cómo te has sentido ante un desafío?”.

El grado de sofisticación del proceso hace que sean entrevistas que no se pueden preparar al cien por cien, aunque la mejor herramienta para poder brillar es saber en qué eres bueno y en qué no, para evitar esos caminos. Por eso es tan importante el autoconocimiento. En una entrevista el cazatalentos tiene que ver cómo los candidatos ponen en juego sus competencias en situaciones complejas, y hablar de la visión y misión de la compañía y cómo ven esos valores.

“Hay una pregunta muy sofisticada que me encanta, que hacía un presidente de banca en sus procesos selectivos: cuándo ha sido la última noche que no has dormido por temas laborales. El 90% de las personas contestan que duermen muy bien y una persona que toma decisiones no duerme bien”, nos confiesa Jaime Ozores. Quizá por ofrecer una buena imagen muchos candidatos maquillan su realidad olvidando que la labor esencial por la que pagan a un directivo es por tomar decisiones y ser una marca auténtica para representar a una compañía. ¿Pasaríamos todos los filtros de Jaime Ozores si nos entrevista?

“Cuando se entrevistan a candidatos y candidatas es natural ir a buscar el igual, y yo insisto en ir a buscar al complementario. Hay que intentar evitar los sesgos inconscientes con un plan previo identificando necesidades”