Isabel García Tejerina: “La primera empresa en España no es Inditex, es la propia España”

Si viéramos a España como una empresa, ¿a quiénes elegiríamos como directivos? ¿Qué atributos serían los más valorados en los líderes políticos? ¿Cómo maximizaríamos el estado de bienestar? Desde una mirada global, diversa y trascendente -esa que sólo podemos cultivar desde el paso por la alta política- analizamos las conexiones entre empresa, gestión pública y liderazgo con Miguel Sebastián, Ángeles González-Sinde e Isabel García Tejerina durante el último Desayuno Canal CEO del año.

La política y empresa son dos mundos que, a priori, parecen diferentes. Sin embargo, las empresas son actores políticos y una decisión política puede cambiar el rumbo de una empresa o alterar su valoración bursátil.

En el Desayuno Canal CEO de diciembre, celebrado en la sede del IMF Smart Education, hemos reflexionado sobre las conexiones que existen entre la política, la empresa y la marca personal. Para ello hemos contado con la experiencia de tres referentes en economía, cultura y transformación y cuyo liderazgo se ha forjado en la gestión de lo público y privado: Isabel García Tejerina, Miguel Sebastián y Ángeles González-Sinde.

Este encuentro fue posible gracias al impulso de Nacex, Number 16 School e IMF Smart Education.

Miguel Sebastián: “Desconfía de quienes lideren las encuestas. Un buen ministro debe ser el escudero que proteja al líder”

¿Por qué hemos dejado de creer en la clase política?

Como sociedad creemos en certezas. Más que nunca, nuestro modelo empresarial, económico y las reglas que rigen las relaciones está basado en la confianza. Por eso, cuando en mayo de 2021 el Trust Barometer de Edelman arrojaba sus resultados anuales saltaban todas las alarmas: por primera vez la confianza en los gobiernos era superada por las empresas.

Los mensajes confusos, la mala gestión de la incertidumbre, y un pasado reciente lastrado por la crispación o la corrupción en el caso de España, erosionaban de manera definitiva el llamado “arte de la política”.  ¿Cómo recuperar la confianza?

“Los empresarios que han estado en política no han demostrado tener ideas más brillantes o solidarias para los ciudadanos. La eficiencia no es la única norma que debe regir un Estado”, Ángeles González-Sinde

Lecciones de la empresa a la política

Aunque el descrédito para González-Sinde muchas veces es inducido por los propios políticos para afianzar la posición de liderazgo, lo cierto es que ser político está mal valorado como apunta Miguel Sebastián: “por un lado, por lo complejo que resulta definir el objetivo: el bien del país. Y, por otro, por la falta de una estrategia a largo plazo y la ausencia de una auditoría externa especializada, tal y como hacen las buenas empresas”.

Dejar un país mejor que lo que recibimos a veces no es sencillo. Por eso, para Isabel García Tejerina, ese camino comienza exigiendo a los gestores públicos el rigor, la formación o la madurez que se espera de un político, ya que “cuanta más amplia es tu mochila de cosas que ofrecer para tomar decisiones tan trascendentes, mejor, por la enorme responsabilidad que tienen”.

“La misma esencia de lo profundamente bonito, y a la vez más costoso de la política, es la trascendencia de tus decisiones”. Isabel García Tejerina

La visión política

Tanto políticos como empresarios deben forjar un liderazgo basado en la visión global y en el bien común pero, si nos ponemos las gafas de un político ¿qué es lo que ve realmente? Tal y como explicó Isabel García Tejerina en Desayuno Canal CEO, la política te permite tener capacidad de perspectiva, una visión global de la administración pública y un rigor que solo te da trabajar en la política.

“El líder tiene que ser un gurú que hace que cada uno saque lo mejor de si mismo” Angeles González Sinde

Asimimismo, la política te aporta una mirada global que te permite conocer las necesidades de un país. “En política tu conoces tu país al detalle y comprendes de manera practica que tu país es muy diversos y las necesidades son muy distintas y variadas” apuntaba Ángeles González-Sinde.  Y en esa Diversidad, sin duda, no podemos olvidar el rol de la mujer en la vida pública:  “Cuando una mujer entra en política, cambia la mujer. Cuando muchas mujeres lo hacen, cambia la política” confesaba Ángeles González-Sinde refiriéndose a este asunto.

Para el economista Miguel Sebastián, “El gran reto que como sociedad aún no hemos resuelto es saber atraer talento a la política y contar con los mecanismos necesarios para absorberlo una vez concluye esta etapa”. Claro y directo, confesaba que la vida política se rige en las últimas dos décadas por dos peligrosas demagogias: los políticos deben estar mal pagados como muestra de ejemplaridad a la sociedad y el riesgo de las puertas giratorias. Para él, un aliciente para contar con los mejores podría ser ofrecer una buena salida, un reconocimiento para todos aquellos que ponen en riesgo su trayectoria laboral futura y se entregan a una profesión en ocasiones ingrata y mal pagada en el corto plazo.

Escuderos del líder

Ciertos elementos del liderazgo político también pueden aplicarse a la empresa. Por ejemplo, el culto individual que existe a veces entre algunos personajes políticos puede extrapolarse a algunos CEOS de algunas compañías. En estos casos, saber gestionar los egos personales es fundamental. Pero, entonces, ¿el personalismo resta credibilidad?

Para Ángeles Gonzalez Sinde, esos personalismos pueden convertirse en una piedra en mitad del camino: “Los personalismos entorpecen. Y no digamos ya si los mandos medios piensan que su puesto de la aprobación de su CEO, que tiene que supervisar las decisiones y ralentizan”.

El personalismo también son tentaciones que no se puede pecar. Así lo cree Miguel Sebastián que, desde su experiencia personal, afirma que el papel de un buen ministro debe ser el escudero del líder que proteja. En el mundo de la empresa, es imprescindible mantener la valoración personal acorde a la de la empresa.

El líder auténtico del futuro

 
La autenticidad puede definir el rumbo del liderazgo, tanto político como empresarial. Por esta razón es importante hacer diferencias entre lo que se dice y lo que se hace. Pensando en las nuevas generaciones y en el liderazgo del futuro, es importante el liderazgo de la marca personal “Las nuevas generaciones tienen un entorno de marca personal importantísima” apuntaba Ángeles González-Sinde.

“La responsabilidad de un gobernante es mejorar la calidad de vida, asociada a las expectativas y emociones, por lo que el auténtico líder es el que trabaja por el impacto positivo, y no la confrontación, para avanzar como sociedad” Isabel García Tejerina