El arte de transformar la mente

El método Thabit descubre cómo el cerebro aprende, se transforma y dirige esa transformación a través del pensamiento, el sentimiento y el comportamiento. Hablamos con la Doctora Rosa Casafont, su creadora.

Aristóteles ya nos anunció que un pensamiento genera una acción, esa acción nos lleva a un comportamiento, ese comportamiento repetido nos crea hábito y de ahí se desprende nuestro carácter y destino. A través de esta profunda reflexión realizada hace más de 2300 años, se definía la importancia y las consecuencias de nuestra forma de pensar y de la capacidad de aprendizaje. Actualmente gracias a los conocimientos que nos aporta la neurociencia sabemos que podemos realizar este proceso y rectificarlo, aprender y desaprender. Y desaprender no es más que volver a aprender pero con una orientación diferente.

Nuestro cerebro es un órgano de conocimiento más emocional que racional. Tomamos las decisiones de dos formas, solo emocionalmente o emocionalmente y racionalmente juntos, pero nunca racionalmente solo. Tendríamos que tener el cerebro dañado para poder decidir solo racionalmente.

La importancia del autoconocimiento

La Doctora Casafont cree que “Viaje a tu cerebro” es un libro de interés y útil para todo el mundo porque transmite un conocimiento útil para cualquier persona y etapa de la vida. Además, genera interés tanto a las personas que se han introducido en conocimientos sobre neurociencia como a las que aún no han dado el primer paso. Y nunca es tarde para dar un primer paso.

El Método Thabit es un modelo que parte del autoconocimiento; de un autoconocimiento neurobiológico, estructural, funcional y de capacidad. No se basa en ningún psicoanálisis o en el hecho de hurgar en nuestros temores más profundos: se trata de descubrir cómo el cerebro aprende, cómo se transforma y cómo saber dirigir esa transformación. Como nos comentó Lluís Soldevila en el último Desayuno CanalCEO, el autoconocimiento es una de las tres A que forman La Ley de la Acción: autoconocimiento, actitud y acción. Estamos en la época de la transformación digital, del cambio de mentalidad, pero muchas empresas se focalizan en tecnología y se olvidan de la actitud, el mindset y de la cabeza.

El método Thabit

Disponemos de herramientas útiles para trabajar en los tres ámbitos de la vivencia: el pensamiento, el sentimiento y el comportamiento. Dado que estos tres campos se auto influyen, invertir en uno de ellos supone influir en los tres a la vez. Con esto conseguimos hacer que nuestro camino de progreso sea fácil, jugando y descubriendo procedimientos y herramientas de fácil incorporación. De esa forma, podemos crear y consolidar hábitos saludables con resultados satisfactorios que nos retroalimentan para persistir en nuestro progreso.

Las capacidades y redes neurales sustentan nuestras vidas. Quien no se ha planteado aún el porqué de las capacidades de las redes neurales, es porque tiene la creencia de que el carácter no se modifica, que de adultos ya no podemos cambiar sustancialmente o que la vida que le ha tocado vivir es la que realmente tiene que aceptar…

Cuando se descubre que eso es erróneo; que nos transformamos con cada experiencia, que podemos aprender a dirigir la transformación de nuestras redes neurales y marcar estilo… entonces cambia totalmente la perspectiva y pasamos a ser dueños de nuestro proceso vital, dejando de ser reactivos a las circunstancias y siendo los verdaderos protagonistas de nuestra vida. ¿A quién no le puede interesar esto?

Liderazgo basado en el autoconocimiento

Para esta doctora, cuidar nuestro pensamiento y las influencias psicoafectivas, mantener la mente activa, rica y diversa, fomentando relaciones enriquecedoras y afectuosas es el mejor método para cuidar nuestro cerebro. La coherencia entre pensar, sentir y comportarnos es fundamental para nuestro equilibrio personal.

Las practicas de autoconocimiento generan una mejoría en la percepción de nuestras emociones, hábitos y patrones de comportamiento. Según Idili Lizcano, un liderazgo basado en la generosidad y el autoconocimiento, en el que el auto-liderazgo, la auto-crítica positiva, el aprendizaje permanente de uno mismo y el autodesarrollo son imprescindibles para contagiar y propiciar este tipo de dinámicas y entornos positivos.