Cómo liderar al equipo más importante de su vida

Raquel De Diego | 25 de abril de 2016

ecuerda la última situación en la que actuó de forma suficientemente resuelta?

Es posible que el recuerdo de esta situación le lleve a reflexionar sobre su modelo de conducta, o su estilo de liderazgo. En ocasiones, éste no coincide con un modelo preestablecido. Simplemente emplea el sentido común, dejando a un lado las teorías fundamentadas en  expectativas y creencias que, en algunas circunstancias, pueden limitar las propias competencias personales.

[pullquote]“Lo que nos mete en problemas no es lo que no sabemos, sino aquello que sabemos y estamos seguros, pero que simplemente no es así” Mark Twain[/pullquote]

La clave de su estilo de liderazgo puede hallarse en la respuesta a la siguiente pregunta: “¿de qué manera ha asumido cada reto dentro de su puesto de trabajo?”. Puede que hayan entrado en juego sentimientos como el miedo, la confianza, la motivación o la incertidumbre, y de cualquier modo, seguro que ha hecho lo posible para mantener la calma y afrontar la realidad que se le presenta.

Es muy probable, también, que se haya preparado para ello. Quizás haya hecho un trabajo personal desde el cual conozca su talento, sus competencias clave, sus puntos fuertes y aspectos donde quisiera mejorar para sentirse competente y resolutivo dentro de su entorno de trabajo, en pro de una eficaz ejecución de sus funciones laborales. ¿Cierto?.

Y al igual que existe un trabajo personal, también el trabajo en equipo es importante. Se da la necesidad de conocer a su plantilla para liderar al equipo y sacar lo mejor de cada uno de ellos.

Con todo esto, ¿se ha parado a pensar que si comparamos la preparación y habilidades necesarias para liderar un equipo de trabajo estamos, a su vez, hablando de las competencias que todo padre, toda madre debe demostrar cada día en su casa para liderar a su equipo personal, a sus hijos?

Empresa, educación y trabajo están más unidos de lo que a priori se pueda imaginar. No tiene más que comentar con otros compañeros de trabajo, o con sus propios clientes (si propicia la oportunidad) cómo hacen para poner límites a sus hijos, educar desde las consecuencias de sus decisiones y no desde los castigos, o cómo hacen para gestionar las rabietas de su pequeño de dos años, o tener una conversación “fluida y amistosa” con su hija adolescente, que se enfada con el mundo porque en el fondo siente inseguridad ante los cambios, o le cuesta tolerar la frustración.

[pullquote]“La educación es el arma más poderosa” Nelson Mandela[/pullquote]

Las competencias aplicadas en cada puesto de trabajo realmente son competencias personales que también se emplean en casa. ¿Se ha preguntado alguna vez cómo ser un buen referente de sus hijos para ayudarles a hacer cada día lo que quieran ser?, o ¿cómo mantener una buena relación con ellos, a pesar de marcar límites?.

Gestionando hijos es una iniciativa motivada por el interés de formar a buenos padres y madres, dentro del entorno empresarial, y con el fin de promover una sociedad comprometida con la educación. Para ello ofrece a las empresas acciones educativas para sus clientes y empleados, consiguiendo que trabajo, familia y educación estén cada vez más y mejor conectados.

COMPARTIR
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn