Cuatro maneras de construir una empresa humana en la era de las máquinas

Dentro de veinte años muchos puestos de trabajo se verán amenazados y sustituidos por máquinas. Las ganancias y la productividad de las compañías aumentarán, pues la probabilidad de que estos aparatos fallen es mucho menor que en los humanos.  Sin embargo,  nada podrá sustituir a aquello que hace humana a una empresa, las personas.  Tim Leberecht, orador y consultor, apuesta por el “negocio romántico”, caracteriazado por diseñar organizaciones y lugares de trabajo que apuesten por la autenticidad en lugar de la eficiencia.  Leberecht propone cuatro principios  para la construcción de organizaciones hermosas.