Desafío 2020: el año de la diversidad

¿Cómo debe comportarse un líder que valora la importancia de la diversidad y la inclusión en el seno de su empresa? ¿Qué reglas deben interiorizar los equipos de trabajo para aprovechar a fondo toda la inteligencia colectiva que son capaces de generar? Sobre estas cuestiones versa “Héroes de la Diversidad”, una obra que aborda el gran desafío del año 2020.

Vamos hacia un mundo diverso e inclusivo, y la cuarta ola de la globalización reforzará esta tendencia. Hasta ahora, la diversidad no ha sido suficientemente tenida en cuenta dentro de las empresas y organizaciones, pero si queremos ser capaces de innovar y sostener nuestros negocios la diversidad y la inclusión jugarán un papel decisivo en nuestro futuro.

Ante este déficit, Marta García-Valenzuela, socia de Talengo, una empresa global de búsqueda de directivos y consultoría de liderazgo, y Alicia Jiménez Jiménez es psicóloga, coach individual y de equipos, sentaron las bases de su obra para hablar no solo de diversidad, sino de su gestión para conseguir que aporte valor al individuo, a las empresas y a la sociedad. Y de este excepcional trabajo ha nacido “Héroes de la Diversidad”.

La diversidad: pilar estratégico

Situar la diversidad en el centro de tu estrategia es una cuestión de valores, de gestión de talento, de atracción de los mejores en un mercado cada vez más competitivo en opinión de las creadoras de “Héroes de la diversidad”. Es, además, un reflejo de la pluralidad social en la que operan las empresas y la oportunidad de tener un impacto positivo en ella.

Bajo esta premisa, concluyen que la diversidad es una palanca estratégica y la clave para una buena reputación. Pero, además de todas estas razones, García-Valenzuela y Jiménez ahondan en los beneficios económicos de la diversidad que también son considerables: como demuestran numerosos estudios refrendados por los más prestigiosos organismos globales, su aplicación a la gestión de cualquier empresa genera negocio.

Situar la diversidad en el centro de tu estrategia es una cuestión de valores, de gestión de talento, de atracción de los mejores en un mercado cada vez más competitivo.

El verdadero reto del futuro

Para las autoras, en el año 2018 ocurrió un hito sin precedentes en el Foro de Davos, la mayor reunión de líderes económicos y empresariales del mundo impulsada por el World Economic Forum. Por primera vez en la historia, el 48.º foro anual iba a ser organizado únicamente por mujeres.

Y por primera vez, a escala global, se ponían sobre la mesa aspectos de diversidad e inclusión asociados al futuro y a un cambio de paradigma económico mucho más centrado en sostenibilidad, responsabilidad y una mayor ética y transparencia a la hora de gestionar el futuro de lo que somos. Al año siguiente, se incluyó también el foco de los líderes millennials. Otra variable de la diversidad, porque también hace falta la participación de las distintas generaciones en las soluciones que necesita el mundo.

Las palabras del fundador del Foro de Davos, Klaus Schwab, han sido un excelente resumen de la importancia que tenemos que dar al liderazgo en este tema: “Esta cuarta ola de globalización debe centrarse en el ser humano, siendo inclusiva y sostenible. Entramos en un período de profunda inestabilidad global provocada por la irrupción tecnológica de la Cuarta Revolución Industrial y por la realineación de las fuerzas geoeconómicas y geopolíticas”.

Klaus Schwab: “Necesitamos dirigentes que aporten la imaginación y el compromiso necesarios para enfrentarlo. Diversidad de género, de edad, de origen, de etnia, experiencias o estilos cognitivos… Todo esto no es ni más ni menos que la riqueza del capital humano que el mundo necesita para la llegada de la Human Edge: la era de la humanización”.

La inteligencia colectiva: la clave de la diversidad

Pero ¿por qué es tan importante la diversidad para el mundo empresarial? Para las autoras, la respuesta es la clara. La diversidad es una palanca de innovación y transformación que, junto con la digitalización, está atravesando la realidad de las organizaciones. Ninguna empresa podrá ser rentable, sostenible y exitosa si no aprovecha hasta la última gota de su talento para generar inteligencia colectiva.

Las empresas empiezan a necesitar resolver sus retos de negocio desde un propósito que implica aumentar la responsabilidad hacia todos sus grupos de interés. En este sentido, las empresas no pueden seguir gestionando sus estrategias con un pequeño grupo de personas que ocupan las posiciones de dirección, que deciden y marcan lo que el resto de los profesionales tiene que hacer.

En un mundo dominado por la incertidumbre, ante retos ambiguos, globales y rápidos, se necesita que todas las personas sumen su talento en la misma dirección.

Ahora hace falta no solamente «contar cabezas sino que esas cabezas, cuenten» o, explicado en términos de diversidad, no sólo hace falta tener talento diverso, innovador, transformador y que rompa paradigmas en los equipos de nuestras empresas: también hay que hacer que ese talento forme parte de una visión compartida y se sienta incluido en el futuro de la organización desde un propósito común.

Beneficios de la diversidad

Si atendemos a criterios económicos, según las expertas los beneficios de la diversidad son múltiples y se han demostrado a través de numerosos informes de prestigiosos organismos globales: su aplicación directa en la gestión de cualquier organización constituye un caso claro de negocio, pero también hay razones morales para actuar en este sentido.

Debe ser un tema de justicia social y de valores (recordemos que los valores nos dicen qué es valioso en una organización), liderado por la alta dirección, de innovación y mejora en los servicios, de retorno financiero, de gestión del talento y atracción de los mejores en un mercado cada vez más competitivo, de reflejo de la pluralidad de la sociedad en la que operan las organizaciones y de generación de impacto responsable en la forma de hacer negocios.

También es una palanca estratégica de llegada a los nuevos clientes y mercados globales, es, cada vez más, un factor clave de cumplimiento normativo, reputación y buen gobierno, pero, sobre todo, es una estrategia de negocio que permitirá a las organizaciones que de verdad lo entiendan liderar la transformación de sus sectores de actividad.

Realidad o ficción

Por su experiencia desde hace años en asesoramiento de liderazgo desde la empresa Talengo, tanto Marta como Alicia han trabajando activamente en el asesoramiento de la alta dirección y la creación de planes estratégicos de gestión de la diversidad y creación de culturas de inclusión. Desde su visión, algunas empresas están abordando este tema de forma parcial y limitada, desde políticas de mejora de imagen corporativa y marketing reputacional.

Pero estas estrategias tienen las patas muy cortas y, cada vez más, los consumidores y clientes y los propios profesionales observan con lupa la coherencia de las empresas en estos temas, levantando la voz y creando verdaderas crisis de imagen, cuando las organizaciones no son consistentes interna y externamente.

El futuro es inclusivo y la gestión de la diversidad, como indican todos los estudios, va a ser un tema clave para la supervivencia y crecimiento empresarial

Los líderes del futuro

Los retos son amplios. Pero según concluye esta obra, si queremos liderar el futuro hay que empezar por pequeños pasos, porque lo que nos une como empresa es mayor que lo que nos separa. Y, en un momento en el que la diversidad es una realidad en una sociedad plural y diferente, debemos poner el foco en la inclusión, como estrategia consciente por la que una empresa gestiona la diversidad de su talento y de sus stakeholders.

Las autoras se muestran optimistas y apelan a la oportunidad de hacer historia y corregir las desigualdades entre colectivos, generar nuevas formas de relación dentro de las organizaciones y estructuras que fomenten la colaboración y la inteligencia colectiva. Aunque advierten que la tecnología nos está dando herramientas para corregir las brechas que se dan en todos los niveles, pero sin ética y sostenibilidad detrás se están generando cada vez más desigualdades.

Sobre las autoras

Marta García-Valenzuela es socia de Talengo, una empresa global de búsqueda de directivos y consultoría de liderazgo, donde dirige la práctica de diversidad y desarrollo del liderazgo inclusivo. Psicóloga de formación, asesora a grandes corporaciones en el diseño y ejecución de sus estrategias de diversidad e inclusión relacionadas con la gestión integral del talento y el liderazgo. Es, además, mentora del programa Mujer e Ingeniería y participa en distintos comités para impulsar la presencia de mujeres en posiciones de dirección. @martagvalenzuel

Alicia Jiménez Jiménez es psicóloga, coach individual y de equipos, y colabora con Talengo como especialista en desarrollo de culturas de liderazgo inclusivo y gestión de la diversidad. Es creadora de Roses in the Company, donde lleva a cabo programas de desarrollo de liderazgo, individual y colectivo, que combinan coaching con un trabajo psicológico más profundo e intensivo a partir de Terapia Focalizada en Emoción. El propósito es elevar el nivel de consciencia de los líderes para lograr organizaciones sostenibles e inclusivas. @RosesInTheCo