Ben Bradlee, el hilo conductor del caso Watergate

Laura Martín| 3 noviembre de 2014

No fueron “Todos los hombres del presidente”, fue un solo hombre el que hizo posible la dimisión del dirigente de EEUU en aquellos años, Richard Nixon. Fue el incansable afán del periodista Ben Bradlee por la búsqueda de la verdad y el espíritu intrépido de dos jóvenes reporteros de The Washington Post, Carl Bernstein y Bob Woodward lo que destapó el caso Watergate.

El periodista fallecido el pasado día 21 se convirtió en héroe americano y líder social del Post, periódico que regentaba junto a Katherine Graham y al que llevaron a ser una de las cabeceras más leídas del país.

Su hazaña pasó por dirigir y apoyar la publicación de las investigaciones que realizaron los reporteros del diario, que sacaron a la luz lo que parecía, en principio un robo en las entrañas del edificio Watergate del partido Demócrata y que se convirtió después, en toda una trama de corrupción. Este hecho tumbó en dos años al gobierno de Nixon.

Durante el tiempo que duró el caso, Bradlee se caracterizó por el apoyo incondicional a su equipo pese a la presión a la que se sometían por parte de las autoridades del Estado. Escuchas, espionaje y corrupción forzaron la desintegración del Gobierno de Nixon que terminó con la última pieza de la trama que sería el mismísimo presidente.

Su primer logro periodístico fueron los “papeles del Pentágono” que envolvían la verdadera historia sobre la guerra de Vietnam y de la que se responsabilizó después de que The New York Times fuera obligado a frenar su difusión por motivos legales. Más tarde, los tribunales dieron la razón a ambos diarios.

Pero no todo fueron triunfos, Bradlee también cometió errores que supo afrontar de la mejor manera, como cuando una periodista del Post, Janet Cooke publicó una falsa historia sobre un niño que era adicto a la heroína. Esta equivocación le valió la devolución del Pulitzer que había ganado con el caso Watergate. 

Bradlee era descrito por sus compañeros como un hombre temperamental, con gran capacidad de mando, “que utilizaba expresiones de marino” y que tenía un gran sentimiento del compromiso y responsabilidad.

El inquieto Ben se retiró de la rotativa en el año 1991. Actualmente su periódico, The Washington Post  ha pasado a manos de Jeff Bezos, consejero delegado de Amazon.

Un caso “de película”

El caso Watergate no pasó desapercibido para el director de cine, Alan J. Pakula que quiso trasladar a la gran pantalla la trama para explicar a los espectadores todos los detalles de una de las historias periodísticas más sonadas del siglo XX.

 La película titulada “Todos los hombres del presidente”, fue grabada dos años después de que el Washington Post publicara su investigación. El personaje de Ben que fue interpretado por Jason Robards retrata perfectamente la pasión con la que aborda Bradlee el escándalo político en la Casa Blanca y la forma en la que asumió la responsabilidad y compromiso con el caso.

La película explica los siete primeros meses del caso Watergate y pone de manifiesto la presión a la que se someten los medios de comunicación y la gran competitividad existente en la prensa estadounidense.