Reilusionarse ante el nuevo año

Adrián Díaz-Caneja

7 de enero de 2014

Retomar la ilusión por los hechos cotidianos o hacer de cada uno de nuestros días un nuevo reto es uno de los “mantras” más repetidos en los libros de gestión y desarrollo personal. El nuevo libro de Luis Galindo, ‘Reilusionarse’ editado por Alienta, también aborda este concepto desde diferentes prismas pero lo hace exponiendo nuevos ejemplos y herramientas eficientes en su uso.

En el segundo capítulo Galindo se adentra en el marco laboral. Galindo habla de la necesidad de retomar la ilusión no sólo por hacer mejor el trabajo sino por tener una perspectiva vital diferente. Galindo habla de reilusionarse por el trabajo bien hecho y de ahí que induzca a realizar incluso los actos más pequeños con la suficiente atención como para poder disfrutar de cada uno de ellos. Esa atención logrará un nuevo estadio en nuestro quehacer, aquel en el que las tareas fluyen. Una teoría desarrollada por Mihály Csíkszentmihályi, que cuenta como el apasionamiento por algo hace que el tiempo pase de otra forma, casi sin enterarnos. Este investigador descubrió que el estar en estados de flujo hace la vida más plena que la suma de momentos de placer.

Galindo explica cómo somos nosotros los que hacemos que un trabajo sea especial, cuando vamos uniendo a nuestra profesión, nuestra misión o nuestra pasión para desembocar en, lo que él denomina, auténtica felicidad. El autor usa este gráfico para mostrarlo:

  

En este ordenamiento que el autor hace sobre cómo abordamos nuestra realidad laboral   también nos hace reflexionar sobre cómo vivimos la presión y nos recuerda que el sentimiento de control, relación entre exigencia y capacidad, es muy subjetivo. Siendo las capacidades mayores de los que pensamos. Relacionado con esa atención que se centra en aspectos pequeños está la relación que hace en la forma de vivir y percibir el presente y el pasado.

[pullquote] El sentimiento de control, relación entre exigencia y capacidad, es muy subjetivo. Normalmente las capacidades son más de las que pensamos[/pullquote]

El tercer capítulo del libro fija su mirada en el tiempo libre y pide al lector que realice otro enfoque del mismo. Galindo asegura que una vida plena está ligada a un ocio activo, en el que realizamos una contribución fuerte. Debemos pues, desligarnos de la gran trampa que constituye el ocio pasivo, aquel en el que la búsqueda inmediata de beneficio sin que medie un esfuerzo nos lleva a la insatisfacción y al vacío. De hecho, resulta curioso como la capacidad de fluir, de alcanzar la plenitud, es mayor en el trabajo que en el tiempo libre según varios estudios.