Las lecciones de liderazgo que Zelenski le está dando a Putin

Imagen: EFE

La invasión de Ucrania por parte de Rusia ha puesto sobre la mesa dos estilos de liderazgo radicalmente opuestos: el autoritario y despiadado de Putin frente al valiente e inspirador de Zelenski. A día de hoy nadie se atreve a anticipar cómo terminará la guerra, pero en lo que sí coinciden todos los expertos es en el creciente peso nacional e internacional que ha adquirido la figura del líder ucraniano tras el inicio del conflicto, frente a un dirigente ruso cada día más aislado tanto dentro como fuera de su país.

Vladimir Putin (69 años) llegó a la presidencia de Rusia en 1999 por sus promesas de aplicar mano dura para reconducir la economía de su país y recuperar su antigua hegemonía internacional. Por su parte, Volodimir Zelenski (44 años) se impuso en las elecciones presidenciales de 2019 con la promesa de restaurar la confianza perdida en la clase política ucraniana.

Aunque, que ambos sean presidentes de sus respectivos países, y los dos se licenciaran en Derecho, son las dos únicas cosas que tienen en común Putin y Zelenski…

“Ucrania está unida… Esta es nuestra victoria” Zelensky

Valentía vs paranoia

Es curioso que la valentía sea una de las cualidades en las que un ex comediante de televisión como Zelenski esté superando claramente a un ex agente de la KGB como Putin, obsesionado durante décadas por mostrar la imagen del tipo duro capaz de cazar osos con sus propias manos o machacar a sus rivales en el cuadrilátero. La guerra ha sacado el verdadero rostro de ambos: mientras Zelenski ha decidido quedarse en su país y encabezar la resistencia militar ucraniana aun a riesgo de perder su vida, Putin mantiene reuniones con sus colaboradores a 30 metros de distancia por miedo a contagiarse de Covid.

A pesar del evidente desequilibrio existente entre las fuerzas de unos y otros, Zelenski ha convencido a los ucranianos de que, como ya ha sucedido en anteriores ocasiones a lo largo de la historia, David otra vez puede vencer a Goliat. Y esa creciente moral de los ucranianos resultado de la valentía exhibida por su cabeza visible contrasta con el pesimismo de un pueblo ruso que no solo no comparte las decisiones de su paranoico presidente sino que ya incluso se atreve a discutirlas públicamente, aunque eso implique terminar apaleado por la policía o directamente encarcelado.

“Zelenski no es un líder que huya escondido en un coche”, Josep Borrell, Alto Representante de la UE para Política Exterior

Comunicación vs censura

Hay quien dice que la larga experiencia de Zelenski en el mundo de la televisión le está ayudando a ganar la batalla de la comunicación, y puede que sea cierto, como también lo es que Putin se lo está poniendo muy fácil. Mientras el líder ucraniano multiplica sus apariciones públicas utilizando todos los medios a su alcance (incluidas las redes sociales) y con mensajes emotivos e inspiradores, el autócrata ruso impone la censura y limita sus apariciones en televisión, que son frías y distantes.

“Su llamamiento genuino y emocional a los líderes de la Unión Europea puede cambiar el curso del conflicto. Lo más importante: es auténtico. Justin Crump, director ejecutivo de Sibylline, firma mundial de riesgos geopolíticos y de seguridad

Tolerancia vs persecución

El largo historial de encarcelaciones y asesinatos a líderes opositores de Vladimir Putin es de sobra conocido y da una idea clara de que su estilo de liderazgo no pasa precisamente por integrar a las opiniones discordantes, sino por aniquilarlas. De nuevo aquí, Zelenski ha exhibido un talante antagónico que incluso le ha acarreado problemas en su país: en 2014, el productor de televisión se manifestó en contra de prohibir la actividad de los artistas rusos en suelo ucraniano, pero dicha prohibición finalmente se aprobó e hizo que la emisión de una comedia protagonizada por el propio Zelenski, Love in the Big City 2, fuese prohibida en Ucrania en 2018.

“Zelensky está demostrando lo más profundo de sí mismo, enseñando al mundo entero cómo se ve el coraje y el compromiso, mientras conduce a su país a través de una crisis como ninguna otra” Barbara Bell, profesora de liderazgo en la Universidad de Vanderbilt.

Empatía vs egocentrismo

A nivel emocional, estas son las cualidades que los expertos en psicología que estos días aparecen en las tertulias de televisión destacan de uno y otro . Es curioso porque Zelenski llegó al inicio de la guerra con una popularidad a la baja por los escándalos y la corrupción, pero la empatía exhibida durante la última semana (siempre rodeado de los suyos) le ha consagrado como un auténtico líder dentro y fuera de Ucrania. El caso de Putin se sitúa en el otro extremo, pues su narcisismo enfermizo le está llevando a seguir adelante con una guerra que nadie entiende y que está destrozando las condiciones de vida tanto de la población rusa como de esa rica oligarquía que ahora ve amenazados sus yates y palacios.

Jeanine Turner, profesora de la Universidad de Georgetown: “Zelensky es capaz de comunicarse de una manera en la que hace sentir como si nos estuviera hablando individualmente”