“El directivo debe ser evaluado por su equipo”

%banner%
%home%

Ya decía Sócrates que la sabiduría está en la propia persona, que las respuestas acerca de nosotros están dentro de nosostros mismos, dentro de cada uno de nosotros,… la cuestión es que alguien te haga las preguntas adecuadas para encontrar las respuestas.

El coaching ejecutivo se orienta a potenciar las competencias directivas a través de preguntas clave. Y nosotros hemos encontrado la persona adecuada para plantearle las nuestras.

Coaching Vs. Mentoring

Javier Carril, actualmente es socio director de Execoach, empresa dedicada a implantar programas de coaching para directivos y formación en habilidades de liderazgo en las empresas. Y en Canal CEO nos ha parecido la mejor persona para explicar en qué consiste la diferencia entre el coaching y el mentoring.

Javier explica primero que “el coaching es un proceso mediante el cual una persona aprende a conocerse mejor, toma conciencia de sus fortalezas y sus limitaciones, asume la responsabilidad de lo que quiere hacer y finalmente actúa”.

Mientras el coaching potencia la salida de respuestas por parte de la otra persona, el coach se mantiene imparcial y hace preguntas, llamadas poderosas, sin embargo el mentor se permite orientar y dar respuestas al “mentorizado”.

Informe Feedback 360º

En un proceso de coaching ejecutivo, enfocado al sector empresarial, se desarrollan las habilidades directivas, pero para esto, tal y como explica Javier Carril, es muy recomendable trabajar con un Informe Feedback 360º.

El directivo es evaluado 360 grados, en competencias directivas, ya que opinan sus colaboradores o subordinados, sus pares y sus superiores. Es una información muy valiosa sobre la que trabajar…”

Depende del objetivo que se persigue, el directivo sigue un proceso dirigido por él mismo. El coachee (“alumno” del coach) se marca el objetivo, además de ser el que reflexiona y el que se pone los planes de acción.

Además de formador y conferenciante internacional, Javier Carril ha escrito 3 libros, “Zen Coaching“, “Profesionales en evolución” (en coautoría) y “Desestrésate” y numerosos artículos sobre liderazgo, desarrollo profesional y crecimiento personal; y recomienda que el ejecutivo seleccione a las personas que le van a evaluar siendo autocrítico y honesto, para obtener que la información sea lo más realista posible.

Las dinámicas y las competiciones suelen consistir en juegos de equipo que establecen normas y muestran en un ambiente más distendido que el laboral, el comportamiento de cada miembro del equipo del que se extraen datos interesantes.

Todo se ve más claro cuando se ve desde fuera… y Javier Carril es un árbitro zen en la vida personal y profesional de muchos…