Transformación | Tomàs Font: “El no crecimiento es la mayor causa de mortalidad en las empresas”

En los momentos de crisis, solo la imaginación es más importante que el conocimiento, solía decir Albert Einstein. Y no le faltaba razón, son las situaciones que nos ponen a prueba, las que agudizan nuestro ingenio y nos impulsan a redefinir las compañías. Una transformación que no sólo nos permite hacer crecer el negocio, sino dotarlo de una mayor resiliencia de cara al futuro.

El desarrollo, la fidelización del talento y la interacción transgeneracional como combinación de experiencia e innovación son en estos momentos herramientas clave para conseguir la reorientación y la gran transformación. Así, los programas de desarrollo del talento corporativo se convierten en una imprescindible inversión.