El desarrollo, la fidelización del talento y la interacción transgeneracional como combinación de experiencia e innovación son en estos momentos herramientas clave para conseguir la reorientación y la gran transformación. Así, los programas de desarrollo del talento corporativo se convierten en una imprescindible inversión.

Una de las grandes transformaciones que nos trajo el siglo XX fue la incorporación de la mujer en el ámbito laboral, hecho que se ha consolidado en el siglo XXI. Aunque todavía queda algo de camino por recorrer, las viejas creencias y esquemas con los que se etiquetaba a la mujer en la empresa se están adaptando al nuevo paradigma. Te proponemos un viaje por algunos de los hitos evolutivos más interesantes sobre la mujer y el trabajo.