Mantener el foco en los empleados es de suma importancia en las empresas, pero hay que tener en cuenta obstáculos clásicos como la creencia de la necesidad de encuesta de clima o compromiso. Lo que las empresas necesitan realmente es establecer comunicaciones bidireccionales con sus empleados, construidas sobre un feedback frecuente y dinámico.