El 41% de la población activa está considerando cambiar de trabajo como consecuencia de la transición a un ecosistema laboral flexible. En la denominada era del talento, la fórmula basada únicamente en la retribución económica ha dejado ser prioritaria y son la competitividad, la velocidad de las innovaciones o los programas de bienestar los que llegan a inclinar la balanza en un sentido u otro.