El talento no se puede enseñar, pero se puede despertar. Basta con saber leer las nuevas reglas de compensación emocional que vertebran a las empresas más innovadoras, sostenibles y competitivas del mercado actual. Organizaciones que escriben con “B de bienestar” una genuina forma de atraer nuevos perfiles y desarrollar el potencial interno, que marcan la diferencia y lideran los rankings de empleadores.

CEOSxELBIENESTAR | ¿Quién no ha citado en alguna ocasión el famoso proverbio chino “Dale un pez a un hombre, y comerá hoy. Enséñale a pescar y comerá el resto de su vida”? En momentos en los que la salud es uno de los pilares estratégicos de toda organización, hay quienes ya apuntan que no es suficiente con “entregar el pez” para crear una genuina cultura de bienestar.

Las transformaciones exigen tiempo. En el caso de los comportamientos individuales, 66 días bastan para cambiar un hábito. Para las empresas, el reto es aún mayor. Integrar el propósito del bienestar en el ADN corporativo exige un gran esfuerzo tanto de la dirección como de los empleados, que deben interiorizar de manera natural la cultura saludable.

La gestión de los recursos humanos y la salud de los empleados se ha convertido en uno de los aspectos más críticos de las organizaciones. Para mantener la productividad es imprescindible que los equipos de trabajo estén motivados y cohesionados. El bienestar y el deporte se convierten en el mejor aliado de las empresas en esta misión.