Raquel Roca: “Todos somos juniors y seniors al mismo tiempo”

¿Sabías que en algunos países del mundo los mayores de 45 años lideran el emprendimiento? En el Desayuno Canal CEO del mes de noviembre conversamos con Raquel Roca, experta en Gestión de Talento y autora del libro ‘Silver Surfers’ sobre la longevidad profesional. Impulsan esta cita NACEX, Number 16 Business School, la Asociación Independiente de Jóvenes Empresarios de Cataluña, LID Editorial y el partner académico La Salle-URL.

Nuestra esperanza de vida se incrementa 5 horas cada día. Sin embargo, el ritmo de envejecimiento social actual es del 150%. Esto provoca que la sociedad envejezca de forma muy rápida con sus correspondientes consecuencias. ¿Cómo hacemos frente a la conocida como longevidad profesional? Bajo esta cuestión, conversamos con Raquel Roca, experta en Gestión de Talento y autora del libro ‘Silver Surfers’ en el Desayuno Canal CEO que tuvo lugar en el Aula Magna de La Salle-URL.

Un espacio donde precisamente se actúa para plataforma de cambio en las empresas y en los propios profesionales a través de programas de re-skilling. Ya que como apunta Raquel, “aunque la empresa tiene una responsabilidad brutal con respecto al talento profesionales seniors, estos también deben responsabilizarse del desarrollo de sus competencias para estar actualizados” y asumir un rol de autogestión del desarrollo de la carrera laboral.

“¿Hay alguien a quien le importe más que a nosotros mismos dónde acabaremos mañana? La nueva longevidad es maravillosa y nos trae nuevos retos”

Subirse a la ola y surfear

Ha llegado el momento de reorientar nuestra vida de otra manera. El aumento de la esperanza de vida se nos presenta como una enorme oportunidad para navegar con nuestro futuro profesional a un nuevo puerto y buscar sentido al trabajo que realizamos.

Los llamados ‘Silver Surfers’ han llegado para quedarse y marcarán el rumbo del talento de las empresas.  Sin duda, el aterrizaje del talento senior a las empresas marcará la diferencia entre el éxito o el fracaso. Para Raquel Roca, es imprescindible “poner en valor los muchos años de experiencia que, a partir de una edad, ya acumulan a sus espaldas y que durante mucho tiempo lo hemos dejado en invisibilidad”.

¿Estamos dónde deberíamos estar?, ¿qué queremos hacer con nuestras vidas longevas? Responder a estas cuestiones son necesarias, lo primero para conectar contigo y con tu propósito y, lo segundo, para adoptar la postura silver y estar en la cresta de la ola laboral.

El edadismo: un problema laboral preocupante

En nuestro país, sólo el 17% de las empresas contrata a talento por encima de los 55 años. El edadismo es una triste realidad que constituye una de las formas de discrminación más extendidas del mundo laboral y expulsa al talento senior de las empresas.

Pero, ¿cómo combatimos el edadismo?, ¿cómo lo erradicamos de las empresas? Tal y como apunta Raquel las mismas organizaciones deben realizar una potente estrategia de age management que acabe con esta forma de discrminación y que empiece desde el mismo proceso de contratación. Eso sí, Raquel advierte: “Romper con el edadismo significa tener la capacidad de integrar también a personas de 80 años”. Ha llegado el momento de ver el trabajo como algo que nos da vida y no nos la quita.

La nueva longevidad nos trae nuevos retos. Igual que la empresa tiene una responsabilidad con respecto al talento senior, los seniors tienen que responsabilizarse también del desarrollo de sus carreras”

Bajarse de la rueda del hámster

La famosa rueda del hámster puede provocar un conformismo peligroso. Realizas un trabajo que te gusta y, a la vez, no sales de tu zona de confort. Esta rueda girar sin parar ya que siempre haces lo mismo.

Ahí es cuando debes parar y pensar: ¿sientes qué estás haciendo el trabajo que conecta contigo? Buscar y encontrar tu propósito es el primer paso a dar para bajarse de la rueda del hámster y retomar el control de tu vida.

“El salir de la rueda del hámster significa dejar de estar generando algo si no tenemos un porqué y un para qué” señala Raquel.