¿Es la maternidad una barrera para el liderazgo femenino?

Laura Martín y Elena Martínez | 31 de octubre de 2014

Facebook y Apple, dos gigantes de la tecnología han optado por una controvertida solución para la conciliación de la vida familiar y profesional de sus empleadas poniendo a su disposición la congelación de sus óvulos para que puedan retrasar su maternidad e impedir la interrupción de su carrera empresarial y retener así el talento.

Pero, ¿se encuentran estas medidas en el límite de la ética profesional? o ¿las mujeres deben elegir entre continuar con su éxito profesional o tener hijos?

“Los últimos estudios afirman que la homogeneidad de género en las plantillas estanca el crecimiento empresarial mientras contar con mujeres en todos los escalafones es sinónimo de rentabilidad. Como empresaria renunciar a factores que garanticen rentabilidad me parece un desatino”, ha afirmado la presidenta de FEDEPE, Ana Bujaldón, que estará este 12 de noviembre en Tiempo de Mujeres, un evento dedicado al liderazgo femenino.

Ser directiva y madre es en muchas ocasiones una misión casi imposible ya que sembrar una carrera de éxito profesional no es siempre compatible con la idea de la maternidad y el cuidado de los hijos. Además, esta etapa suele coincidir normalmente con el periodo de mayor productividad y exigencia a nivel profesional en la empresa.

[pullquote]Propuestas como estas dejan sobre la mesa dos percepciones contrapuestas: que según está planteada esta idea el mundo empresarial no está hecho para la mujer y que estas medidas suponen un avance en la conciliación.[/pullquote]

Las soluciones que aportan algunas de las grandes empresas provocan un halo de incertidumbre en cuanto a su aplicación moral y su intromisión en la vida privada, pero a su vez, abren un abanico de posibilidades. Propuestas como estas dejan sobre la mesa dos percepciones contrapuestas: que según está planteada esta idea el mundo empresarial no está hecho para la mujer y que estas medidas suponen un avance en la conciliación. Pero, ¿pueden las empresas hacer y deshacer este tipo de propuestas a su antojo o la ley debería estudiar la regulación y amparo de la mujer ante estas decisiones empresariales? 

Teniendo en cuenta que las mujeres ocupan la mitad de la población activa y cada vez son más las que lideran empresas, por tanto, ¿se pone realmente en riesgo el liderazgo femenino con la decisión de la mujer de ser madre?. El momento del embarazo puede ser previsto con anterioridad para dejar organizado el tiempo en el que se va a estar ausente en el puesto de trabajo y existen muchas alternativas para que la reincorporación tras la maternidad sea fácil para la madre y productiva, a su vez, para la empresa.

“Creo vivimos en un mundo de grandes esquizofrenias, en el mundo empresarial  hablamos de RSC, de la importancia del talento, de la importancia de los stakeholders y después decidimos que para ayudar a la mujer a hacer carrera “congelamos los óvulos”, en fin creo que existen muchas alternativas que pueden ser mucho más efectivas si realmente lo que se busca en generar compromiso, engagement y fruto de ello generar productividad” concluye la CEO de Talengo, Vivian Acosta, que también estará entre las participantes de Tiempo de Mujeres.

La polémica en España

La presidenta del Círculo de Empresarios, Mónica de Oriol pronunció hace varias semanas una frase que dejó perplejas a muchas mujeres: “prefiero contratar a mujeres mayores de 45 años, o con edades inferiores a los 25, para evitar embarazos”. Con esta afirmación Oriol desató de nuevo la polémica, esta vez en el sector femenino en el que han calado hondo estas declaraciones.

Hasta ahora, la decisión de ser madre o no serlo ha acarreado gran confusión en las mujeres ya que además de suponer el anclamiento de su carrera profesional puede poner en riesgo su puesto de trabajo.

La socia y directora de Talengo, Vivian Acosta opina que “el embarazo genera vida y activa en los seres humanos muchas de las emociones que a veces catapultamos y escondemos como si nos diera vergüenza sentirlas: amor por los demás, cariño, gratitud, alegría, ternura, compasión. Todas estas emociones se “cuelan” en nuestras empresas sin darnos cuenta. Con el modelo que propone Mónica trabajaríamos para empresas sin alma, puramente mecanicistas, orientadas al resultado puro y no a la contribución a la sociedad”.

[pullquote]Aena fue partícipe de una situación de desigualdad en un proceso de selección en el que el entrevistador advirtió a una futura empleada sobre su posible maternidad[/pullquote]

Por otro lado, en la Comunidad de Madrid un concejal del Ayuntamiento destituyó a una mujer que ocupaba un cargo municipal por haber dado a luz y no poder aportar al edil una total dedicación a su trabajo. El concejal, según declaró prefería a alguien que le pudiese aportar “el  rendimiento y  el máximo de horas de trabajo posible”. A pesar de que la alcaldesa de Madrid, Ana Botella ordenó la reincorporación de la mujer despedida se ha puesto de nuevo de manifiesto una conducta machista y contraria a la aplicación del derecho de conciliación.

Así mismo, Aena también fue partícipe de una conducta parecida en un proceso de selección en el que un directivo le advirtió que no quería que la empleada a la que iba a contratar cogiera una baja por maternidad en un futuro. El entrevistador fue despedido tras publicarse la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC).

Todos estos casos han plasmado la polémica sobre la natalidad y el cuidado de los hijos, que ha sido siempre un tema natural y humano, pero trasladado a la empresa puede ser una barrera para el liderazgo femenino y la base para crear una situación de discriminación de género. La solución propuesta por Apple y Facebook desata un mar de dudas ante la legalidad moral de estas medidas y abre una nueva puerta hacia la posible regulación del libre albedrío de las decisiones empresariales sobre la conciliación de la vida privada de la mujer.

*Conoce más sobre la cita referencia de liderazgo femenino Tiempo de Mujeres