Un 16% de los empleados descontentos se llevan información confidencial

Ana L. Serrat

Un 16% de los empleados descontentos con su trabajo se llevaría información confidencial o sensible de la mperesa como venganza. Así se desprende de un estudio de Iron Mountain realizado entre más de 5.000 empleados de oficina de toda Europa.

Casi un cuarto de los empleados se conforman con pagar la frustración en la oficina. Otro 18% prefiere deshaogarse a través del correo electrónico, con amigos o familiares.

Respecto a lo que se llevarían los empleados españoles, la información con más probabilidades de ser sustraída son las bases de datos de clientes (52%), seguido por presentaciones (37%), planes estratégicos (22%), mapas de ruta de productos o servicios (22%) y propuestas (19%). Todo este material, en las manos equivocadas, podría dañar la ventaja competitiva de la empresa, la reputación de marca y la fidelidad de los clientes.

El departamento de Marketing parece ser el más sensible: un 25% afirma que se vengarían en respuesta a un trato injusto y el 17% afirma que harían lo mismo si les trataran de forma poco amable, seguido muy de cerca con la Dirección con un 23% y un 20% respectivamente. Sin embargo, los directivos se llevan información sensible más bien para usarla en el futuro (13%).

Las causas de la venganza 
Perder el trabajo (21%), bajos resultados en las evaluaciones (8,5%) y quedarse fuera de los ascensos o de los aumentos de sueldo (7%) son causas poco probables para provocar un robo de datos.

Según Ignacio Chico, director general de Iron Mountain España “cuando se trata del comportamiento del empleado frente a la información, hay que tener en cuenta que a veces el corazón puede más que la cabeza, al entrar en juego sentimientos personales relacionados con un descontento que lleva a la gente a querer tomarse la revancha en forma de robo de datos”.

“Las empresas tienen que ser conscientes de que la responsabilidad va más allá de las normas y de los procesos. También consiste en una mejor gestión del personal, así como de su formación. Es muy preocupante ver cómo los empleados senior son los que más puntos tienen para poner la compañía en riesgo de una brecha de datos y de un daño reputacional al sustraer información de la empresa. Una cultura que respeta la información debe venir de la dirección, que ha de dar ejemplo”, añade.

COMPARTIR
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn