Trabajo en equipo, equipo de trabajo

Helena López-Casares
@helenacasares

 

Un entrenador de cualquier deporte tiene bajo su responsabilidad la tarea de formar jugadores en las mejores condiciones psicológicas y físicas. Entre las características más importantes que deben tener los entrenadores destacan las siguientes:

• Deben ser integradores.

• Tienen que construir espíritu de equipo.

• Deben ser profesionales con vocación de servicio.

• Tienen que facilitar el trabajo.

• Su tendencia debe ser a la generación de ilusión.

• Entre sus prioridades está el mostrarse optimistas e inquietos.

En lo que al trabajo en equipo se refiere un entrenador debe tener en cuenta que:

• La motivación es clave en las condiciones más adversas.

• La confianza, la capacidad para resistir y el apoyo son la fuerza del equipo.

• La aplicación de la inteligencia emocional es clave para controlar las emociones.

• La coordinación del trabajo y la asignación de funciones debe hacerse según las condiciones de cada persona.

• Trabajar con cada integrante en función de sus características personales y saber proyectarlas al bien común del equipo es todo un reto.

• El fomento de la unidad del equipo debe estar por encima de los protagonismos individuales.

• El foco hay que ponerlo en el resultado global.

Hacer equipo se consigue poniendo a cada uno en su justo lugar, trabajando por la generación de un ambiente altamente motivador, escuchando, demostrando orgullo de equipo para crear confianza, inyectando un estado de ánimo optimista y encontrando el equilibrio en las situaciones difíciles que se plantean.

Esto es lo que quieren lograr los líderes deportivos y los empresariales. Todo equipo necesita un líder, un hilo conductor que sepa aglutinar esfuerzos y plasmar las ideas en acciones concretas. En caso contrario, estaríamos ante un grupo de personas que no sabe bien hacia donde dirigirse y que corre el riesgo de tomar varias decisiones contradictorias al mismo tiempo. En muchas ocasiones no es el puesto el que otorga el liderazgo, sino la actitud y la disposición. El liderazgo es una cuestión de servicio, no de poder. El líder es abierto, escucha, integra opiniones, ayuda y colabora. Lo contrario es ser un autoritario que emplea técnicas basadas en el miedo para imponer su voluntad. La cooperación y la colaboración en el trabajo en equipo es la creencia plena de que nadie puede llegar a la meta si no llegan todos los integrantes.

REFLEXIÓN CEO

• No existen héroes solitarios capaces de acabar con todos los obstáculos y dificultades del camino.

• Los equipos hacen participar a más personas y ofrecen más perspectivas sobre cómo lograr una meta.

• Los logros de un equipo son el resultado de los logros combinados de sus miembros.

 

COMPARTIR
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn