Los gansos y la energía en V

%banner%
%home%

Helena López-Casares| Madrid

@helenacasares

 

El concepto de ambición tiene connotaciones peyorativas y lados positivos, como casi todos los conceptos. La ambición en su sentido negativo suele asociarse al gusto desmedido por el poder, el ansia de acumulación de riquezas y la agresividad. Pero la ambición positiva tiene que ver con la lucha por la superación, la energía y las ganas de avanzar. Las personas que ven la vida en clave de ambición positiva son impulsadas por un poderoso deseo de cambiar las cosas que están a su alrededor, y, por extensión, también su propia vida. Gracias al coraje con el que aderezan sus actuaciones, donde otros ven obstáculos ellos ven una gran oportunidad. Son personas caracterizadas por un deseo de explorar nuevos territorios y no se aferran a lo viejo, sobre todo si comprueban que no funciona.

El concepto de ambición es necesario en los equipos. La ambición de los mejores equipos está gobernada por un sentido del equilibrio inteligente, por unos fuertes valores y una actuación honesta.

Una poderosa lección de la naturaleza

La ciencia ha descubierto que los gansos vuelan formando una V porque cada pájaro bate sus alas produciendo un movimiento en el aire que ayuda al ganso que va detrás de él. Volando en V la bandada completa aumenta alrededor de un 71% más su poder de vuelo, a diferencia del vuelo en solitario.

Cada vez que el ganso se sale de la formación, siente la resistencia del aire y se da cuenta de la dificultad que supone volar solo. Así que, se vuelve a incorporar a la fila para beneficiarse del poder del compañero que va delante. Cuando el ganso que va en cabeza se cansa, se traslada a uno de los puestos de atrás y otro ganso ocupa su lugar. Los gansos que van detrás producen un sonido propio de ellos para estimular a los que van delante para mantener la velocidad.

Cuando un ganso enferma o se hace alguna herida que le impide continuar el viaje, dos de sus compañeros se salen de la formación y lo acompañan para ayudarlo. Se quedan con él hasta que está de nuevo en condiciones de volar o hasta que muera. Sólo entonces las dos aves vuelven a la bandada o se unen a otro grupo.

Parece que cuando compartimos una dirección común y tenemos sentido de comunidad podemos llegar donde deseamos de una manera más rápida y fácil. Éste es el beneficio del mutuo apoyo.

REFLEXIÓN CEO

– ¿Cuáles son los obstáculos que existen para que se genere un buen clima hacia la cooperación en tu empresa?

– ¿Cuáles son para ti los valores fundamentales para que un equipo de trabajo funcione?

– ¿Cómo debería ser tu actitud para existiera en tu organización un verdadero espíritu de comunidad?

COMPARTIR
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn