Romper el patrón del liderazgo

David Asensio

Llega Septiembre y llegan los coleccionables. Llega Septiembre y llegan las formaciones. Llega Septiembre y como no, el tema favorito de todo el mundo, es el liderazgo.

Curso de Liderazgo por allí, curso de liderazgo por acá. Todos con un nombre que te quedas alucinado, pero todos en el fondo son lo mismo.

“¿Cómo liderarte?¿Cómo liderar tu proyecto? ¿Cómo liderar en una tormenta perfecta? ¿Cómo liderar a personas tóxicas? ¿Cómo liderar a personas de éxito?…” Todos los programas de liderazgo, y hasta alguna Escuela de Negocio, tienen los mismos títulos, los mismos reclamos.

Queremos nuevos líderes, pero todos hacemos lo mismo. Todos queremos gente diferente que nos lidere en este mundo de transformación constante que estamos viviendo, y lo que estamos haciendo es crear “clones” a través de los cursos y programas de liderazgo.

A parte de tener muchos, los mismos títulos, tienen en común, que la base del liderazgo, la basan en hechos ocurridos, en lo que han hecho los demás y creer que así pasará en el futuro. ¡Claro, es lo mismo liderar una empresa, o tu vida, en los años 50, que ahora en el siglo XXI. Es algo muy igual!

Vivimos en un mundo muy canalla, como a mí me gusta nombrarlo. Un mundo que está a nuestros pies, por mucho miedo que tengamos, y donde tenemos muchas más oportunidades en todos los sentidos que nuestros padres. Posibilidades de liderar pequeñas o grandes empresas, liderar tu vida sin importar donde hayas nacido, para conseguir todo lo que te propongas….

¿Y nosotros seguimos pensando que el liderazgo es igual que como se hacía 30 años? ¡¡MAL VAMOS!!

Todos queremos liderar nuestras empresas como lo hacía Steve Jobs, Nelson Mandela, pero seguimos haciendo cursos iguales desde hace más de 30 años.

¿Qué buscamos? Un líder diferente. ¿Qué queremos? Que nos lidere hacia el futuro. ¿Cómo? Con los cursos de siempre.

Sería una locura pensar, que haciendo lo mismo, saldría algo diferente.

Las preguntas, esas grandes olvidadas en nuestra sociedad, son las que me transformaron.

Y de las muchas que me he hecho y me han hecho, creo que hay 3 que son muy importantes a la hora de liderar un proyecto o tu vida misma.

¿Cuáles son?

Uno de mis mentores, me preguntó un día, que si yo era conductor o pasajero. La verdad que no entendí que me quería decir.  Se lo pregunté y me volvió a responder con otra pregunta:  “¿Buscas cambiar tu vida en lo que conoces o creas tu el cambio?

Me había dado cuenta de repente que, aunque digamos que cambiamos, lo que estamos dando es un paso, por pequeño que sea, aun en nuestra zona de confort. No seamos unos chulitos  diciendo que estamos cambiando, si de verdad, viéramos ese cambio, no es tan radical como de verdad lo necesitamos o queremos.

Si la verdad no entiende qué estás haciendo, es de verdad cuando estás haciendo un cambio en tu vida, cuando estás provocando un cambio en tu campo profesional. Mientras tanto, solamente son tonterías.

El ipod no fue una transformación de un tornillo respecto al Radio Casette, fue un cambio radical.

“Si quieres conocer a la chica de tus sueños, sal de tu bloque de edificios”. Fue otra de las frases y preguntas que han influido en mi vida. Si queremos  conseguir cosas diferentes, si queremos conocer  gente diferente, si queremos leer libros nuevos, tenemos que hace cosas diferentes, SÍ o SÍ.

Si quieres liderar tu campo profesional, no solamente tienes que conocer a la gente de tu empresa, sino también a la competencia, a empresas que pueden colaborar contigo, ir a eventos de networking… Salir de tu zona de confort, sí o sí.

Cuanta más gente conozcas, y diferentes entre sí, MEJOR.

Y cuando pienses que ya has conseguido tu sueño, tu éxito, y no hay nada más que hacer, buena será “la leche que te pegues”.

Porque cuando te creas el Rey del Mundo, estará llegando otro por detrás que lo estará haciendo mucho mejor que tú, mejor calidad y abriendo más campos que tú.

Tenemos que disfrutar de nuestro éxito, sí, pero cuando lo hayamos conseguido, abandonarlo, para seguir expandiéndonos. No debemos rebozarnos en el éxito, ni en el fracaso, porque vendrá la competencia, de tu barrio o de otro país, y mientras estás tú celebrándolo, ellos llegaran a tu puesto y mucho más alto que tú.

Los canallas, los líderes de verdad, siempre son valientes, siempre están superándose a pesar de las cuotas que hayan alcanzado. Son inconformistas, y siempre guiados por su propósito.

Deja de lado los cursos de siempre de liderazgo, y rompe las normas. Deja de coleccionar libros de liderazgo y siempre conoce a gente diferente que tú, cuanto más raras, mejor. Déjate de liderazgo de los años de “cuéntame cómo paso”  y siempre mira más allá de lo que miran los demás.

¿Qué vas a hacer?

COMPARTIR
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn