Ramón Martínez: «El directivo dirige a las personas como dirige su vida»

%home%
%banner%
%home%

La generosidad y la empatía son dos elementos que cotizan al alza en un directivo. Las personas ansiosas en su vida también lo son en el trabajo porque son trazos de la personalidad que nos acompañan. Sin embargo, los comportamientos nocivos se pueden modificar con empeño y voluntad.

Ramón Martínez, conferenciante y experto en habilidades y comportamientos, nos explica que la vida es una escuela de aprendizaje continuo y que hay ciertos hábitos negativos que adquirimos porque en algún momento nos sirvieron. Esta crisis es una excelente posibilidad para revisarlos y cambiarlos a comportamientos más positivos y constructivos.

COMPARTIR
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn