Preparar la mente del CEO

%banner%
%home%

En el ámbito empresarial, el éxito de las organizaciones radica fundamentalmente en la capacidad que poseen los líderes que la dirigen, mucho más que en los recursos o productos que posea.

Lo cierto es que las empresas invierten cada vez mayores recursos en capacitar a sus empleados para crear un equipo talentoso. El coaching se ha convertido en una gran herramienta de entrenamiento que se emplea actualmente en el mundo de las empresas pero… ¿deberían también los CEOs recurrir a algún tipo de entrenamiento que les permita una mejora en la gestión de recursos, resolución de conflictos o toma de decisiones?

El entrenamiento de los directivos

La inteligencia emocional, la capacidad de administrar los recursos, la eficacia gestionando personas y equipos o su adaptación al cambio organizacional, suponen entre otros, factores clave a la hora de evaluar el buen hacer de un consejero delegado. Y es que para una buena gestión, nada como la preparación mental. De hecho, este tipo de entrenamiento racional y emocional es un modelo de intervención que tiene  como objetivo desarrollar la competencia de los CEOs para obtener un rendimiento alto en el trabajo, sobre todo en situaciones difíciles.

El escritor Bryce Courtenay, sostiene que la mente es el atleta mientras que el cuerpo es simplemente el medio que se emplea para correr más rápido, lanzar más lejos o boxear mejor. Y es a través de la mente como el CEO encuentra un mejor rendimiento profesional, además de personal.

Ninguna mente es capaz de rendir a pleno rendimiento si no tiene en su repertorio habilidades cognitivas, aquellas que se ponen en marcha para analizar y comprender la información recibida, que le ayuden a regular el potencial que atesora.

Capacidades y mejoras en el CEO

En Canal CEO, ya destacamos hace unas semanas, de qué manera el ajedrez ayudaba y facilitaba al directivo a la toma de decisiones. Esta reciente disciplina para mejorar la gestión de personas y equipos a través del entrenamiento mental, integra habilidades y actitudes como son la neurociencia, el lenguaje PNL o la psicología entre otros…

Es innegable por tanto  que las capacidades mentales intervienen constantemente y de manera decisiva en todo lo que hacemos. Desde la empresa Interacción Humana, formada por una red de profesionales dedicados al desarrollo de los recursos humanos y el crecimiento personal, proponen este tipo de preparación encargada de entrenar las capacidades mentales, actitudinales y emocionales. Habilidades que marcan la diferencia en el éxito profesional y constituyen la base para el equilibrio personal.

Aumento de la actitud positiva, autoconfianza y seguridad personal, capacidad de concentración y de resiliencia, fortaleza mental, resistencia a la presión, gestión de las emociones… son sólo algunos de los beneficios que el directivo puede encontrar con este tipo de entrenamiento. El rumbo de una entidad depende en su mayor parte, de cómo gestione el CEO la compañía y su capacidad para hacerlo.

 

 

 

COMPARTIR
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn