Jacobo Parages: “Nos importan las empresas que les importan las personas”

personas

En la empresa, como en la vida, existen circunstancias no esperadas, adversidades que nos deben servir para sacar nuestras mejores herramientas y ponernos en acción, desarrollar nuestro talento, impulsarnos de una manera proactiva, apoyarnos en nuestros equipos de trabajo y despertar nuevas pasiones.

¿Cómo crear fuertes alianzas con tus empleados?

La actitud es fundamental en la vida, lo es en las personas y, también, en la empresa que busca progresar, por lo que es necesario tener la capacidad de afrontar las nuevas propuestas y circunstancias que se presenten de forma sorpresiva. Es importante tener en cuenta que podemos tener empleados muy valiosos a nivel productivo que se derrumben ante una crisis personal.    

¿Qué sucede cuando un empleado sufre una crisis personal?

Lo que sucede cuando un empleado se derrumba es que si no lo sabe gestionar repercute en la compañía generando absentismo laboral, mal humor, conflicto, desmotivación y, finalmente, desapego y falta de compromiso.

Es necesario entender lo importante que es preocuparnos de ayudar a gestionar el cambio ante las adversidades, facilitar procesos que ayuden al trabajador a darle sentido a su función en la empresa. Es fundamental para no estancarse en el concepto de lo ideal o lo esperado, saber asumir los obstáculos y nuevas circunstancias que nos encontramos en el camino y afrontarlas como retos que nos lleva al crecimiento, a eliminar creencias limitantes y a ampliar nuevos horizontes.

¿Cuál es el primer paso para lograr el éxito? 

Aceptar los retos que te pone delante la vida. Las crisis personales generan incertidumbre y dolor físico y emocional. Según datos de la Organización Mundial sobre la Discapacidad, el 10% de las personas son incapacitadas para trabajar por problemas personales que en muchos casos les hacen sentirse diferentes a sus compañeros, o distintos en sus circunstancias.

Nos encontramos muchas veces con el problema de que las personas que llevan tiempo trabajando en proyectos de la compañía caen en la rutina tóxica y en la falta de ilusión y se cierran a la posibilidad de emprender de manera creativa. Existe también el riesgo de caer en la frustración y el dolor al no conseguir un objetivo concreto después de dedicarle  tiempo y energía.

Es necesario saber gestionar el dolor de no conseguir las cosas a la primera, en el momento y tiempo esperado.

En la evolución de la empresa actual vemos que la implicación de la organización y su apoyo a las personas es determinante para ganar su compromiso. Las personas cada vez más reconocen como prioridad buscar empresas que ofrezcan este apoyo, sepan escuchar y compartir, y busquen el bienestar de sus empleados.

«Me gusta trabajar aquí»

Gestionar esta prioridad es fundamental para una empresa si quiere contar con la fidelidad de sus empleados, con su compromiso, con su apego, con su voluntad para aceptar y afrontar nuevos retos, y con la retención del talento.

Para gestionar las crisis y el dolor que ésta produce en las personas es importante mantener viva su motivación, despertar capacidades dormidas, empoderar sus talentos, transmitir confianza y fomentar la creatividad. También lo es alinearse con objetivos más potentes que te trasciendan.

Nos importan las empresas que les importan las personas

De la misma forma que la labor de un buen líder es mostrar su interés de comunicar de manera eficaz a través de la motivación y el ejemplo, la preocupación de la empresa por las personas y su bienestar debe ser fomentar un propósito social que dé más sentido a la organización e impregnar de una cultura corporativa que se preocupe de cosas que vayan más allá de ésta misma.

Si trasladamos el mensaje de que el bien común es preocuparse por el bienestar de las personas, los empleados querrán formar parte y aceptarán su implicación personal en los proyectos en los que, al fin y al cabo, se ve afectado el éxito o el fracaso de los objetivos que la empresa tiene.

Jacobo Parages | Autor del libro Lo que aprendí del dolor

COMPARTIR
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn