“Me resulta mucho más difícil educar a mis hijos que dirigir una empresa”

%banner%
%home%

¿Para ser consejero delegado o presidente de una compañía hay que ser deportista? ¿O es que el ser deportista es un valor añadido?… Qué duda cabe que si tuviéramos que definir un político ideal, o simplemente una persona ideal, describiríamos a alguien sano, y el ser deportista, siempre se ha interpretado como síntoma de salud.

Pero… pádel, tenis, esquí, y correr maratones,… una vez que conoces a Enrique Sánchez, presidente de Adecco, no parece exagerado pensar que es así. Hombre activo donde los haya, se muestra como alguien lleno de energía. Mucho más tratando la conversación sobre sentimientos y emociones.

No le importa reconocer que su máxima preocupación emocional es su familia. Su apasionamiento se transmite cuando lo comunica “resulta mucho más difícil educar a mis hijos que dirigir la empresa”.

Esta curiosa comparación entre los dos ámbitos más importantes de su vida lleva a una explicación. Y es que Enrique Sánchez afirma que “son los hijos los que te ponen en una situación límite de la que sólo tú eres responsable, respecto al trabajo, al esfuerzo y a su relación con otros”.

También la vida en pareja le parece definitiva para el desarrollo profesional “hace que todo sea por el bien común, el trabajo de uno es el trabajo del otro. Hay que conseguir una vida equilibrada”.

¿Y las emociones en el trabajo?

En opinión del presidente de Adecco, con  las personas con las que te relacionas en el trabajo debes ser claro respecto a tus sentimientos. “Si saben el 90% de lo que pienso de ellos, es bueno. Yo me siento bien manejando las emociones, pero la gente que trabaja conmigo es importante que perciba lo que me pasa y lo que siento, aunque es importante saber con quien compartes esas emociones”.

Lógicamente al preguntarle por las razones que le pueden llegar a entristecer, hablamos de sus preocupaciones, totalmente alineadas con el puesto en la compañía para la que trabaja “me entristece la cifra de parados en España”.

Y a pesar de que su máxima preocupación es el trabajo de los demás, curiosamente el suyo, no tanto… o al menos estaría dispuesto a tomarse un despido como un momento para dar un giro a su vida profesional.

Enrique Sánchez lo sabe… Los momentos de crisis personales pueden hundirte o aprovecharse como una oportunidad, y parece que el presidente de Adecco tiene claro cuál sería su actitud: “Si me quedara en el paro trataría de despersonalizarlo, y quizás intentaría tener mi propia empresa, ya que aunque sea presidente, en el fondo no dejo de ser un empleado”.

COMPARTIR
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn