Diversión, amor y sentido

%banner%

 

%home%

Helena López-Casares Pertusa| Madrid

 

¿Qué compañía no desea convertirse en un lugar de desarrollo profesional que extraiga lo mejor de sus colaboradores? ¿Qué empresa no piensa que con un clima excelente se logra un mayor desarrollo del negocio? Contestar afirmativamente a esta pregunta es fácil, plasmarlo en un escrito también, pero lograr que el ADN de la organización destile valores que redunden en esta idea es complicado.

Para Manfred Kets de Vries lo más importante es trabajar tres valores foco que son vitales para que la gente se sienta viva. Estos valores son la diversión, el amor y el sentido. Una persona que disfruta en su trabajo se siente cómoda y a gusto, con lo que no tiene que luchar con elementos hostiles. El amor despierta el sentimiento de pertenencia a la organización. El sentido es lo que todos vamos buscando en cualquier faceta de nuestra vida.

El líder genera un entorno cooperativo, interactivo y de intercambio en el que el consenso se hace realidad, fomenta la comunicación, derriba las barreras y genera entusiasmo. ¿Por qué no pruebas?

COMPARTIR
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn