Los orígenes del líder: Educación y familia

En una reunión de directivos, un consultor interroga a sus consejeros: “¿Quiénes de vosotros sabría escribir una poesía?” Nadie levanta la mano. A continuación, les pregunta: “¿Alguno sabría pintar un cuadro?” Sólo dos personas alzan la mano. Finalmente, expone en la sala: ¿Cuántos de vosotros podrían componer una canción? Una persona levanta la mano entre la multitud… El consultor al ver la cara de sorpresa de los asistentes alza la voz y se pregunta a sí mismo:¿Qué es lo que hace con nosotros la educación que he realizado las mismas preguntas esta mañana en una escuela infantil y todos los niños sabían hacer de todo?

Tanto la educación como la familia son dos pilares básicos para la formación de las personas, y para que los niños se desarrollen plenamente como seres humanos y también como líderes. La palabra educar proviene del término latino “ex- ducere”, que significa sacar afuera, extraer. Por tanto, educar no es meter, sino sacar. “Nos empeñamos en meter y meter conocimientos cuando de lo que se trata es de no poner barreras para que todo lo que tiene dentro el niño salga”, afirma Natalia Gómez, autora del libro Buen Padre, Mejor Jefe.

Muchos padres creen que las habilidades de sus hijos en la infancia marcarán su futuro, como líderes, matemáticos, médicos o jugadores de fútbol. Les apuntan a diferentes actividades extraescolares que influirán en su futuro profesional y su desarrollo como personas. Sin embargo, según Gómez:

Hay que dejarles experimentar, tendemos a poner demasiados frenos. Aplicar nuestro propio criterio de la realidad y ponerlo en práctica en nuestros hijos.

La familia y los valores que en ella se inculquen van a marcar la personalidad del niño y sus rasgos diferenciales. Además, según la autora “para mi que se desarrolle plenamente un chaval tiene que ver más con la ausencia el miedo más que con otras cosas. Es casi más importante poner trabajar su desarrollo y su creatividad y no educar con miedo, que fomentar que vaya a mil actividades y ese tipo de cosas”. Es decir, hay que dejar que el niño experimente, sin imponerle unas pautas de aprendizaje para que su creatividad y habilidades fluyan y se desarrollen.

«Los niños no tienen miedo a equivocarse»

educacion-y-familia

Ken Robinson, educador, escritor y conferencista realizó una charla TED sobre educación en la que expone que algo que “todos los niños tienen en común es que arriesgan, si no saben, prueban. No tienen miedo a equivocarse”. Sin embargo, estas capacidades cuando se llega a adulto se pierden”, muchas en parte, debido a la educación.

Finlandia, es el país europeo por excelencia en educación. Su próxima apuesta pasa por la eliminación de la clasificación del sistema educativo por materias y la implantación de trabajos por proyectos, en los que se trabaje por equipos y se puedan desarrollar diferentes habilidades y capacidades, en los que tengan cabida las matemáticas, la resolución de problemas, el desarrollo de estrategias y la capacidad creativa y de lenguaje. “Hay una tendencia muy buena en la educación que es la gamificación y tiene mucho que ver con eso, trata de experimentar las cosas en vez de tener solamente el conocimento teórico que al final se olvida”, añade la escritora.

Cambio de paradigma: Se trabaja por proyectos

La educación en la escuela, es “excesivamente rígida y preparada para la era industrial en la que se necesitaban personas que hicieran trabajos mecanizados y, en la que se tiende a coartar las habilidades naturales de las personas, a coartar su liderazgo, creatividad y otro tipo de capacidades”, añade Natalia Gómez.

Al igual que la educación, el liderazgo está cambiando también. Hemos pasado de un líder fuerte y autoritario a un liderazgo colaborativo, crítico, creativo y en el que se trabaja por proyectos. En este cambio de paradigma son claves la educación y la familia, al igual que la semilla de un árbol que necesita de agua para ir creciendo y madurando. Y ahí es dónde radican los orígenes del liderazgo.

COMPARTIR
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn