La importancia del marketing digital para los emprendedores

Lo más importante a la hora de emprender un nuevo negocio es aprovechar los recursos lo máximo posible para conseguir los resultados más óptimos con un coste que podamos asumir. Para lograr este objetivo, aparte de generar contenido original y de calidad, hay que tener en cuenta que el formato de presentación debe ser atractivo y sencillo para que nuestro público se sienta atraído.

En la actualidad, si queremos tener visibilidad lo más importante es contar con una fuerte presencia online. Según un estudio publicado por We Are Social, el índice de penetración de Internet a nivel mundial es del 50%, mientras que en España este dato supera de lejos la media con un 82%. Es decir, más del 80% de la población española podría ser receptora de nuestro producto o servicio a través de Internet, lo que supone la comunidad más grande de negocio a la que nos vamos a exponer.

En este sentido, nuestro mejor aliado será el marketing digital, que engloba todas las acciones y estrategias comerciales que se ejecutan a través de los medios que nos ofrece Internet. Es importante que tracemos una buena estrategia en este ámbito para conseguir los objetivos y metas que nos marcamos y que siga los siguientes pasos:

  1. Analiza tu situación: Realizar un análisis, tanto interno como externo, es fundamental para saber a qué tipo de contexto o ecosistema nos enfrentamos y qué necesidades presentan los públicos.
  2. Identifica los objetivos: Una vez analizada la situación, hay que desarrollar objetivos que sean realistas, concretos y alcanzables para que tengas posibilidades de cumplirse.
  3. Desarrolla tus buyer personas: Debes saber a quién te diriges y para ello, es importante crear representaciones de tus clientes ideales basándote en datos reales. Según las necesidades de tu compañía podrás clasificar a tus públicos atendiendo al sexo, la edad, la localización geográfica, el puesto laboral y los ingresos, las aficiones, entre otros. Con esta categorización podrás definir quién es tu cliente y comprobar qué estrategia y mensaje se adecúa mejor a él.
  4. Define las herramientas: Después de definir los aspectos anteriores, hay que establecer un conjunto de acciones y herramientas que nos ayuden a lograr los objetivos marcados. En este apartado, hay que tener en cuenta, además, las características de nuestro producto para comprobar qué táctica se adapta mejor a él. Podemos hacer uso de las redes sociales, de plataformas web que optimicen nuestros recursos, o de campañas de SMS o email. En este sentido, MDirector ha lanzado varios productos que nos serán útiles, como el software para la creación de landing pages profesionales sin necesidad de tener conocimientos técnicos; el software para el envío masivo de correos para comunicarte y fidelizar a tus clientes, con plantillas para mensajes, envíos automáticos y análisis de datos; y la plataforma de envíos de sms para que la comunicación con los clientes sea más personalizada y directa.
  5. Análisis de resultados: Una vez trazadas y llevadas a cabo las estrategias y las tácticas elegidas, se medirán los resultados de las campañas para saber si hemos optado por la mejor táctica y comprobar qué podemos mejorar o mantener con el objetivo de alcanzar las metas fijadas.

Si lo que buscas es conseguir un buen posicionamiento de tu marca y aprovechar al máximo las posibilidades que te ofrece Internet, es mejor no dejar nada a la improvisación y programar un plan que te ayude a optimizar tus recursos y, por ende, a conseguir tus objetivos de la manera más sencilla posible.

COMPARTIR
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn