El management no tiene normas rígidas

Diego Posada | 13 de octubre de 2015

Dirigir equipos requiere de muchas habilidades pero sobre todo de la flexibilidad suficiente para saber que cada persona y situación requiere adaptarse. Esa fue una de las principales conclusiones del sexto Desayuno Canal CEO que protagonizó Jordi Nadal, autor de “El management y la vida” y editor de Plataforma editorial. La cita, organizada por APD y Más Cuota, cuenta con el apoyo de Grupo UNO CTC.

“Las recetas de hoy para el management, no servirán para el futuro”. Jordi Nadal, puso énfasis en la importancia de liderar según el contexto en el que nos encontramos, es decir, el lugar, el momento o las personas a las que nos dirigimos. Las nuevas tecnologías van a suponer un cambio constante en el campo del liderazgo. No existen unas leyes inamovibles del liderazgo, ni normas lineales.

El editor también habló de la importancia de tener bien cuidados a los empleados. Afirmó que en Plataforma manda “muy poco”, convoca “muy pocas reuniones de poco tiempo” y le gusta delegar en sus empleados.

Una de la reflexiones más aplaudidas vino de la mano del tema de la motivación. Jordi Afirmó que “el equipo tiene que estar motivado y respetado, pero no mimado”. Aunque es difícil establecer una barrera entre motivar y mimar, es consciente de que no sabría si podría darle todas las facilidades que le da a sus empleados, en el caso de ser CEO de una empresa con mayor volumen de  plantilla.

[pullquote]“Prefiero ganar 100.000 euros con gente buena, que 300.000 con gente tóxica”[/pullquote]

Para el CEO de Plataforma, es fundamental que la gente avance, y el dinamismo y la búsqueda de nuevos retos, son fundamentales para que el progreso se lleve a cabo. Es por este motivo, por el que considera que si una persona que arranca su carrera lleva más de cuatro años en su empresa debe de irse, para poder evolucionar y no anclarse.

Dentro de ese avance de los equipos Carmen Presa, Directora de Recursos Humanos de City Bank, compartió con el resto de invitados el plan de formación en la ética que realizan en su entidad desde hace años. El programa se imparte de manera vertical, desde los ejecutivos más seniors, que serán los encargados de impartirlo al resto de la plantilla. Par ella es la única manera de crear una concienciación real.

La trayectoria de Nadal

Jordi decidió emprender y fundar Plataforma editorial en 2007, año muy próximo al inicio de la crisis económica. Se decantó por el sector editorial, bastante difícil de penetrar, pero donde había desarrollado toda su trayectoria.

Al ser despedido por tercera vez, y tras pasar por las empresas más grandes de la edición, decidió hacer coincidir a su pasión con su profesión. Jordi quiso unir en su editorial sus dos vocaciones frustradas: la vocación del maestro que es enseñar y la del médico que es curar. Jordi tenía claro que quería dar un paso para “ganarme la vida con cosas que ayuden de verdad”.

COMPARTIR
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn