Diccionario técnico del talento (I)

Ignacio Bernabé

Presidente de TALENT Great Team

Presidente de IVAFE

En un momento como el actual en el que tanto las organizaciones como las personas necesitamos más que nunca poner en valor todo nuestro potencial a través de una firme apuesta por el talento, se hace necesario normalizar el vocabulario empleado alrededor de esté término con la finalidad de facilitar un mejor entendimiento entre las diversas comunidades o círculos de relación. En este sentido, entresaco algunos de los más de 300 términos que he definido en los últimos años. Quizá esta sea la primera de las entregas del Diccionario Técnico del Talento:

C

COMPETENCIA: «Es un potencial que genera resultados extraordinarios». «Es el talento puesto en valor». Se alcanza cuando un profesional se compromete a hacer (compromiso), lo que es capaz de hacer (talento), lo que sabe hacer (capacitación), lo que quiere hacer (motivación) y lo que puede hacer (recursos). Las organizaciones pueden desarrollar estrategias orientadas a transformar todo su talento individual en alta competencia organizacional (gestión y desarrollo estratégico del talento).

COMPROMISO: «Es una actitud hacia la consecución de unos objetivos». Tiene que ver normalmente con factores racionales, aunque en ocasiones es impulsado por factores emocionales (motivaciones). Desde una orientación global debe entenderse como «toda actitud voluntaria y recíprocamente asumida entre una organización y un profesional, como el modo de vivir con plenitud su relación». El compromiso es una especie de código de vida, como unas reglas no escritas que se adoptan entre las partes como «modus vivendi». Las organizaciones pueden provocar compromiso mediante acciones estratégicamente orientadas a tal efecto (propuestas de valor personalizadas). Desde el punto de vista de los profesionales, el compromiso debe entenderse, como una actitud decidida y perseverante hacia la consecución de unos objetivos previamente acordados.

I

INTELIGENCIA: «Es un conjunto de capacidades específicas, que perfectamente complementadas entre sí, nos permiten pensar, sentir y hacer de un modo determinado». Por ello se puede considerar que la inteligencia es única e irrepetible, lo que lleva a discernir que existen tantos patrones de inteligencia como personas. La inteligencia está ligada al pensamiento y a la acción, permitiéndonos elegir entre las opciones que se nos presentan, las más adecuadas. La inteligencia es la base del talento y se desarrolla mediante el aprendizaje y la práctica.

M

MOTIVACIÓN: «Es un impulso (deseo-pasión) hacia la acción». Tiene que ver con factores emocionales y normalmente sobreviene desde 3 focos, indistinta o complementariamente: por naturaleza (me siento atraído), por disfrute (me divierto) o por talento (siento que lo hago muy bien). Las organizaciones pueden provocar motivación mediante acciones estratégicamente orientadas a animar a sus profesionales hacia acciones concretas. Desde el punto de vista de los profesionales, la motivación debe entenderse, como toda causa o efecto que les anima a proceder de un modo determinado.

T

TALENTO: «Es una capacidad que nos predispone a destacar en determinadas actividades, como consecuencia de un modo natural de pensar, sentir y hacer, derivado de un determinado patrón de inteligencia». El talento es un potencial, por tanto, no genera resultados si no se pone en valor. La generación de valor sobreviene desde la competencia (talento puesto en valor). Las organizaciones pueden desarrollar estrategias orientadas a transformar todo su talento individual en alta competencia organizacional (gestión y desarrollo estratégico del talento).

COMPARTIR
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn