El impulso de la pasión

Helena López-Casares

@helenacasares

Las personas que sienten pasión por lo que hacen no son sólo las más satisfechas, sino también las que logran los mejores resultados en todo lo que emprenden en la vida. Por pasión se entiende todo aquello que queremos y anhelamos por encima de todo lo demás. Es un estado de ánimo que se caracteriza por la intensidad de la emoción y la duración del sentimiento. Las pasiones son buenas, siempre que seamos dueños de ellas y se convierten en elementos nocivos cuando nos esclavizan.

[pullquote]No tenemos más que pensar qué sucede cuando realizamos algo por lo que no sentimos ninguna pasión para darnos cuenta del papel que realmente juega el entusiasmo[/pullquote]

En las organizaciones la satisfacción y la pasión son componentes muy relevantes porque el entusiasmo por lo que uno hace es lo que genera los grandes aportes, las ideas innovadoras, pone en marcha la creatividad, renueva el compromiso y redunda en los resultados positivos. No tenemos más que pensar qué sucede cuando realizamos algo por lo que no sentimos ninguna pasión para darnos cuenta del papel que realmente juega el entusiasmo:

 – Lo realizamos de forma mecánica.

– Atrasamos la tarea.

– Lo hacemos a regañadientes.

– Nos supone un esfuerzo enorme que, en ocasiones, exageramos.

– Procuramos que los demás se enteren de que no tenemos inclinación por la tarea asignada.

– Nos sentimos agotados mentalmente.

Todos necesitamos encontrar un sentido a lo que hacemos y reflejarnos en ello. Las compañías que se encuentran estancadas deberían considerar la pasión para que el vigor vuelva a correr por los cauces de la empresa a todos los niveles. Prácticamente todas las compañías orientadas hacia la pasión comparten la creencia de que el trabajo debe ser realizado de forma amena.

[pullquote]La pasión debe ser planificada e impulsada, ya que, de lo contrario, se corre el riesgo de tomar vías poco productivas, lo que puede llegar a ser muy frustrante y destructivo[/pullquote]

La pasión debe ser planificada e impulsada, ya que, de lo contrario, se corre el riesgo de tomar vías poco productivas, lo que puede llegar a ser muy frustrante y destructivo. La empresa debe desarrollar una estrategia de largo plazo para sustentar la pasión, si no quiere acabar siendo una organización sin enfoque. Identificar las pasiones centrales de un negocio es un paso sumamente significativo e importante. Pero, luego, es necesario traducir estas pasiones en acciones concretas.

Cuando realizamos una actividad con verdadera pasión entregamos el cien por cien de nuestras capacidades y se crea un compromiso muy fuerte y un vínculo personal inquebrantable. La pasión nos hace disfrutar con lo que hacemos, sentirnos orgullosos de ello, luchar y tener ganas, es un seguro contra el decaimiento y las horas bajas, además de un estímulo para seguir aprendiendo.

COMPARTIR
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn