El espantapalabras

%banner%
%home%

Helena López-Casares| Madrid

@helenacasares


Érase una vez, en un lejano país, un plumero que espantaba las palabras que no le gustaban. Las metía debajo de las alfombras, las escondía en los jarrones y las ocultaba en las cornisas de las ventanas. Pero cuando sacudía las palabras no sabía distinguir las buenas de las malas porque no tenía criterio. Así que, además de guerra o enfermedad, eliminó palabras como colaboración, comunicación o equipo.

 

Faltaban pocos días para la celebración del acontecimiento más importante de la temporada: la carrera de regatas por equipos, que enfrentaba a varios países rivales, así que comenzaron los entrenamientos previos a la prueba final.

 

El país donde vivía el plumero siempre había ganado, tenía el mejor equipo, y al final del primer día de entrenamiento no entendían por qué casi no habían sabido manejarla nave. Cadamiembro iba a lo suyo, no contaba con los demás y eso afectó a los tiempos, a la coordinación y a la conducción de la embarcación. Día tras día el resultado era el mismo. Por fin llegó la fecha de la carrera y los miembros del equipo decidieron no preocuparse, ya que al fin y al cabo habían ganado todos los años y confiaban en sus capacidades. Daban por hecho que se crecerían antela adversidad. Yaimprovisarían algo. Pero ese año no ganaron. Habían faltado las palabras que el plumero había espantado: colaboración, comunicación y equipo.

 

A pesar de lo que habían creído, el trabajo en equipo no dependía de la mera suma de las aportaciones individuales. Dos más dos no eran necesariamente cuatro. Lo que hace valioso al equipo es la complementariedad de todas las cualidades y el aportar habilidades sin pensar en los aspectos negativos que observamos unos en otros. De este modo, pidieron al plumero que les devolviera las palabras mágicas que ayudaban a conectar, a crear escenarios de colaboración para que al año siguiente lucharan todos para alcanzar el mismo objetivo común: ganar la carrera de regatas.

 

REFLEXIÓN CEO

  • ¿Cuál es el objetivo común de tu equipo?
  • ¿Cómo es el clima de comunicación?
  • ¿Apuestas por la colaboración?
  • ¿Cómo generas confianza?
  • ¿Favoreces los espacios de libertad para que se desate la creatividad?
COMPARTIR
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn