Aprender de la adversidad para mejorar la relación con el equipo

Diego Poasada

La enfermedad llegó en Bangkok. Daniel Pruce, hoy minisitro embajador de UK en España,  trabajaba en la embajada británica de Tailandia cuando comenzó a padecer epilepsia. Tardó meses en tener un diagnóstico claro. Una vez que tuvo claro qué ocurría, empezó a ver cómo cambiaba su vida.

La adversidad ha llevado a Pruce ha cambiar su forma de trabajar. Consigo mismo, ya que ahora los hábitos alimenticios, organizativos o de descanso son diferentes. Pero también con su equipo. Pruce ha desarrollado una sensibilidad diferente hacia la influencia de sus actos en los suyos y ha desarrollado un grado de empatía mayor.

COMPARTIR
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn