CEOs españoles por el mundo


Lucía Felipe | 26 de febrero de 2015

Marcos de Quinto, el segundo líder de Coca-Cola Company desde hace unos meses y residente en Atlanta (EEUU) en la actualidad, o Antonio Brufau presidente de Repsol, marca energética internacional son algunos casos de éxito de directivos que han conseguido un alto cargo directivo dentro de sus empresas en el extranjero.

Casi la mitad de directivos españoles, exactamente un 52,9% estarían dispuestos a trasladarse a otro país para conseguir un puesto de trabajo, según el informe “¿Qué buscan los directivos españoles?” realizado por el Grupo Reimatel de selección de altos directivos.

La exportación del talento directivo español se ha visto impulsada por la crisis ya que son muchas las empresas multinacionales que buscan en los directivos españoles rasgos como la picaresca, la sociabilidad, la creatividad y el rigor profesional. “Somos muy sociables y eso facilita la interacción con otras culturas, simplemente solemos encajar bien”, afirma la socia Alemany&Partners, Nerea Figuerido.

La internacionalización de muchas compañías también ha propagado la transformación del CEO en el extranjero. La situación estratégica de España en cuanto a Europa ha permitido la confrontación de diferentes culturas en la península lo que también ha obligado a los directivos a aprender a negociar en diferentes entornos.

Los miembros de la alta dirección en las empresas españolas “se han enfrentado con éxito a distintas culturas y a diferentes situaciones, muy enriquecedoras, y esta experiencia ahora se cotiza”, afirma la especialista en la búsqueda directa de ejecutivos de la empresa Hays, Ariadna Berdugo.

Además, la formación de los ejecutivos nacionales “nada tiene que envidiar a la de otros países”, ya que en la actualidad “están muy bien preparados, saben más inglés que antes y además son más baratos de contratar”, manifiesta José Ramón Pin, profesor de Recursos Humanos y Ética en el MBA del IESE.

La fuga de cerebros continua y aporta estilos de gestión diferentes a la dirección mundial de las compañías. Como consecuencia del cambio de paradigma internacional en la organización de las empresas, se requieren nuevos perfiles y estilos de liderazgo. “Los directivos españoles han ganado en respeto y valor competitivo” en cuanto al mercado mundial. Y sus expectativas, también han cambiado “debiendo reenfocar su horizonte de búsqueda de oportunidades profesionales adaptándose a estos cambios”, concluye el informe del Grupo Reimatel.

COMPARTIR
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn