Atención plena y escucha activa: ¿Qué estrategias siguen los grandes líderes?

escucha-activa

La atención plena de los directivos o altos cargos de una empresa es fundamental para que los trabajadores se sientan parte del proyecto y confíen en que su participación sea fructífera. Para establecer vínculos y crear conexiones significativas con otras personas es necesario silenciar la voz interna, prestar atención y estar presente constantemente en las conversaciones.

Rasmus Hougaard, fundador y director general de Potencial Proyect, y Jacqueline Carter, directora del área norteamericana de la misma compañía, desarrollaron un estudio para su próximo libro, La Mente del Líder (edita Harvard Business Review), en el que encuestaron a más de 1.000 dirigentes. Estos indicaron que la estrategia óptima para involucrar a la gente es crear mejores relaciones. Por su parte, la consultora Bain & Company, a través de una encuesta a 2.000 trabajadores, descubrió que la capacidad de estar presente es el rasgo que más se valora en los líderes.

Es cierto que la agenda de los directivos es infinita y está repleta de reuniones en las que se tratan temas complejos. Sin embargo, hay que mantenerse consciente y prestar la atención adecuada durante todo el día, aunque sea todo un desafío.

Dominic Barton, CEO de Mckinsey & Company, considera que “el hecho de no estar presente es desalentador para los demás, y provoca una desmotivación”.

¿Qué estrategias siguen los grandes líderes?

Muchos directivos han empezado a dar mucha importancia a este aspecto, porque entienden que el capital humano es un parte fundamental en la empresa. Doug Conant, en su etapa como CEO en Campbel Soup Company, desarrolló distintas tácticas para conectarse física y psicológicamente con los trabajadores. Todas las mañanas dedicaba parte de su tiempo a charlar con los empleados. Además, se aprendió sus nombres y los de los miembros de su familia y les escribió cartas de agradecimiento.

Por su parte, Gabrielle Thompson, vicepresidenta senior de Cisco, descubrió que cuando los empleados acudían a ella con un problema, en la mayoría de los casos, sólo necesitaban una persona en el que apoyarse, alguien que les prestara atención. “Muchas situaciones simplemente necesitan un oído, no una acción. A menudo los problemas sólo necesitan presencia y tiempo”, asegura. Tener la capacidad de estar presentes y escuchar de forma activa es la fórmula más poderosa para resolver los problemas. Una forma que, además, crea una mayor conexión y participación entre jefe y trabajador.

El aspecto intrapersonal

Pero no sólo es importante la presencia en las relaciones con los demás, sino también el aspecto intrapersonal. Loren Shuster, director de Recursos Humanos del grupo Lego, explica que cuando tiene una reunión importante se concentra durante cinco minutos en su propio cuerpo, visualizando todo su interior. “Cuando no estás conectado a tu cuerpo y al entorno que te rodea, simplemente estás flotando, y cualquier factor externo puede distraerte. Esta técnica de toma de tierra me ayuda a despejar mi mente, recargar mi energía, fortalecer mis instintos y calmar mis emociones». Además, asegura que esta técnica tiene gran influencia en el aspecto físico, ya que le permite adoptar una postura más equilibrada y abierta hacia los demás.

La atención de los directivos o altos cargos de una empresa es fundamental para que los trabajadores se sientan parte del proyecto y confíen en que su participación sea fructífera. Para establecer vínculos y crear conexiones significativas con otras personas es necesario silenciar la voz interna, prestar atención y estar presente constantemente en la conversación.

 

COMPARTIR
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn